La figura del Demonio en las religiones

La figura del Demonio en las religiones

SEVILLA 10.9.2019 / Jose Manuel García Bautista

Demonio es todo ser que no es humano y que tiene un origen sobrenatural y malvado. Tiene raíces maléficas y se dan relatos sobre ellos en todas las religiones y culturas.

Así para librar a un ser humano del demonio habría que conjurarlo mediante un exorcismo que sería el ritual adecuado para ello.

La actual Iglesia Católica Romana acepta la creencia en estos seres malvados llamados demonios así como los ángeles, ambos los acepta como a seres reales y personales, de carácter absolutamente espiritual.

No se limitarían a ser representaciones simbólicas de fuerzas naturales o tendencias psíquicas humanas.

Es importante destacar que la Iglesia Católica tiene un grupo de exorcistas con aprobación oficial que realizan exorcismos, estos exorcistas enseñan que los demonios atacan a los humanos en forma continua.

“Las personas afectadas pueden ser efectivamente curadas y protegidas por el rito formal de exorcismo; dichos ritos, para ser realizados, deben ser autorizados únicamente por los obispos, y ejecutados por las personas que ellos designen”.

Los demonios son “considerados como los ángeles que cayeron de la gracia al rebelarse contra Dios.

Sin embargo, otras escuelas de pensamiento en el cristianismo o en el judaísmo enseñan que los demonios o espíritus malignos son el resultado de las relaciones sexuales entre ángeles caídos y mujeres humanas”.

En la cultura judeocristiana los demonios son espíritus del mal y pueden poseer al ser humano.

Los cristianos consideran que los demonios son espíritus malignos, malvados.

En otras culturas los demonios no son necesariamente considerados seres malvados. Los griegos dividían demonios entre buenos y malignos: agatho démones y caco démones, respectivamente.

Los agatodémones se asemejan a la noción judaica de ángel protector, los cacodémones, por su parte, no serían otros que los ángeles caídos.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE: El uso de toallitas húmedas y el sistema de alcantarillado.

error

Jose Manuel Garcia Bautista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *