Los huesos de la familia de Jesús de Nazaret

Los huesos de la familia de Jesús de Nazaret

Sharing is caring!

SEVILLA 5.4.2020 / Jose Manuel García Bautista

En Semana Santa son muchas las imágenes que procesionan por las calles de muchas ciudades de España (este año no por el coronavirus), sin embargo, entre tanto fervor, aun persisten las eternas dudas sobre determinadas reliquias a todas luces falsas, a todas luces auténticas.

Dentro de esas reliquias, cabe destacar, la presencia de dos antiguos osarios vinculados al cuerpo de Jesús de Nazaret que levantan todo tipo de suspicacias tanto entre el mundo arqueológico como el teológico de primer orden. No obstante se avanza en el conocimiento y un geólogo afincado en Jerusalén cree haber establecido un nexo común entre ellos que apoyaría la tesis sobre su autenticidad e importancia, según informaciones publicadas en el prestigioso The New York Times.

Las primera polémica es la de un grupo de inscripciones que motivan que algunos expertos hayan afirmado que Jesús de Nazaret se casó y tuvo un hijo, igualmente señalan que la resurrección nunca podría haber sucedido.

Así la primera reliquia, un osario, deja una intrigante inscripción en arameo: “Santiago, hijo de José, hermano de Jesús”. La caja, u osario, pertenece a un coleccionistas que la adquirió a un comerciante de antigüedades de Jerusalén Este en la década de 1970.

No obstante en la década de los 90 el gobierno de la Autoridad de Antigüedades de Israel declaró la inscripción “hermano de Jesús” como una falsificación y presentó cargos contra el coleccionista; el tribunal Jerusalén dictaminó en 2012 que el Estado no pudo probarlo.

La segunda reliquia es una tumba descubierta en una obra en el barrio de East Talpiot de Jerusalén Este en 1980, donde el 2007 se grabó el documental “La tumba perdida de Jesús” producida por James Cameron y escrita por Simcha Jacobovici, emitida por Discovery Channel en 2007.

Es conocida como la tumba de Talpiot, en su interior se encontraron 10 osarios, destaca uno que tiene inscrito: “Jesús hijo de José”, “María” y otros nombres asociados a figuras del Nuevo Testamento. Se ha argumentado que era probablemente la tumba de la familia de Jesús de Nazaret, pero eran nombres muy comunes en la época y pudo haber pertenecido a cualquier familia de la época.

Ahora el equipo del doctor Shimron ha comenzado un análisis del suelo encontrando cantidades inusuales de elementos derivados de suelo Rendzina, tales como el silicio, aluminio, magnesio, potasio y hierro, oligoelementos específicos, como el fósforo, cromo y níquel. Esto une el osario de Santiago al mismo grupo geoquímico que los osarios de la tumba de Talpiot , el experto indicó que “la evidencia es más allá de lo que esperaba”.

Sigue sin despejarse la incógnita y la polémica está servida, seguramente si se encontraran nuevos osarios los nombres se repetirían pues eran comunes en la época y se notaría como todo lo anterior relacionado con Jesús de Nazaret es poco menos que dudoso.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE: El desafío de la Sábana Santa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares