La sorpresa de Diego Velázquez

La sorpresa de Diego Velázquez

Sharing is caring!

SEVILLA 26.9.2019 / Jose Manuel García Bautista

Cuentan que Diego Velázquez ambicionó, siempre, el tratar de las lustre al apellido de la familia y no había nada que deseara más que pertenecer a la importante orden de Santiago.

Era el pintor de palacio, al servicio del rey Felipe IV, pero no veía oportunidades de poder escalar dentro de la particular aristocracia española de la época.

Diego Rodríguez de Silva y Velázquez, nació en Sevilla siendo bautizado el 6 de junio de 1599, destacó en el barroco español y maestro de la pintura universal, muy valorado en la corte de Madrid.

Casi con la esperanza perdida aceptó pintar su célebre obra “Las Meninas”, un cuadro de una gran técnica y profundidad en la que aparece él mismo pintado a modo de autorretrato.

Cuando acabó el cuadro fue a visitarlo el rey que, parsiomoniosamente, estuvo admirando cada detalle. Hubo un momento en el que se detuvo y le dijo a Diego Velázquez: “Observo que le falta un detalle”…

Para un pintor eso era casi un sacrilegio y no supo que responder. Entonces el rey tomó un pincel, lo mojó en un poco de pintura carmesí, se acercó al cuadro mientras Velázquez lo miraba con espanto y entonces…

…entonces sobre su pecho pintó la cruz de la Orden de Santiago, en ese mismo momento consiguió ese reconocimiento y sueño. Todo llega para quién sabe esperar.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE: La leyenda de Hércules en Andalucía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares