Un juego de generaciones: la ruleta

Un juego de generaciones: la ruleta

Sharing is caring!

Esta opción de ocio atraviesa su segunda juventud merced a su acoplamiento a la transformación digital, aunque las generaciones más antiguas prefieren lujares físicos y más lujosos que esperar a tener a la suerte a favor a través de una pantalla. Cuestión de gustos. El azar no distingue de dispositivos. Te contamos el éxito de la ruleta.

El ser humano siempre se ha sentido atraído por los juegos de azar, quizá, en parte, por ese elemento de ganar y, en otra parte, por ese factor denominado suerte. Desde tiempos prehistóricos a los contemporáneos actuales, el ser humano ha visto numerosos juegos de azar; algunos tuvieron su momento y dijeron adiós; y otros, no sólo se mantuvieron adaptándose a los nuevos tiempos y generaciones venideras, sino que evolucionaron a nuevas versiones y mantuvieron su éxito. No son muchos, pero uno de ellos es un clásico: la ruleta. Con solo su nombre ya sabemos la dinámica del mismo, lo que supone un verdadero éxito. Si te gusta la ruleta, aparte de conocer su historia, accede a todo tipo de juegos de ruleta en ese enlace que te recomendamos.

Paradojas de estos tiempos. En un mundo tan contemporáneo y globalizado, el ser humano dispone de un sinfín de recursos de ocio, su entretenimiento está más que garantizado con una amplia oferta digital, además. Pero hay juegos, los de azar, que perduran en el tiempo, sobreviven a cualquier transformación, e incluso de adaptan a ellas con una inusitada facilidad, al contrario que otros juegos de ocio u otros sectores. La ruleta, en cualquiera de sus diferentes versiones (europea, americana y francesa) es un pasatiempo de la Edad Media, según la documentación encontrada (no se descarta antecedentes más lejanos). Pues, siglos y siglos después, la ruleta sigue de moda.

El invento de la ruleta como la conocemos (aparcamos diferentes evoluciones en el tiempo) data del siglo XVII, cuando el francés Blaise Pascal estableció unas normas básicas de juego, las cuales dejan mucha importancia al azar, a los números y colores. A los designios de una bolita que gira y nunca sabemos si está o no de nuestro lado. La cuestión está en que Pascal, matemático de profesión, ideó este juego basándose en 36 números, todos ellos con las mimas probabilidades de salir, cuestión que no siempre se cumple en todos los juegos de azar.

La ruleta, un invento francés

Desde ese momento, la ruleta siempre ha mantenido su esencia, su mecánica de juego rápido, capaz de cautivar a generaciones y generaciones. Otra clave de este éxito en el tiempo está en que este juego no requiere un extenso aprendizaje, como sucede con juegos de naipes. Bien es cierto que hay algunas curiosidades. Por ejemplo, Blaise Pascal omitió el número cero en su propuesta de ruleta y hubo de esperar al año 1842 para que este dígito se incorporase, con los hermanos Blanc. Más allá de un número más o menos, la ruleta ya tenía dos versiones, la francesa (originaria) y ahora la europea, con este nuevo número.

Pero el gran salto evolutivo de la ruleta ha sido reciente, concretamente en los años noventa. Como verán es un juego que ha sobrevivido a muchos cambios con pocos cambios en su dinámica. Ahora, la ruleta ha sido capaz de adaptarse a un tiempo más digital, siendo accesible desde cualquier dispositivo que tenga una conexión a la red. Esto es una verdadera revolución, puesto que este juego es capaz de llegar a mucha más gente. Y, además, otro aspecto positivo de la influencia tecnológica, está en que se puede jugar a la ruleta de manera gratuita, como ofrecen algunas plataformas de juegos de azar. Asimismo, también hay una ruleta en vivo, aunque con una pantalla de por medio.

Los puristas, sin embargo, prefieren jugar a la ruleta en vivo y en directo, es decir, sobre el escenario, alejándose de esas nuevas generaciones más digitales que no ven inconveniente en jugar a la ruleta de manera online y disfrutar así de su tiempo de ocio. Son esas sensaciones del directo, puesto que la emoción se mantiene, así como las probabilidades de ganar o perder; y la seguridad, por supuesto, es la misma. No hay truco ni opción a pensar en mitos, los cuales, dicho sea, siempre han ayudado a mantener viva la llama de la ruleta como uno de los juegos de azar por excelencia.

Ruleta más glamourosas del mundo

¿Y dónde desean jugar esos puristas de la ruleta? Básicamente la respuesta es sencilla, puesto que sucede con todos los juegos de azar, sean de la tipología que sean. Empecemos por la meca del juego. Las Vegas cuenta con una gran variedad de edificios (a cual más singular) en donde tirar a las ruletas más impresionantes del mundo. Rodeado, además, de un gran lujo y otros atractivos como conciertos, teatros, restaurantes u hoteles. La opción de asistir al Bellagio es una opción muy recomendable y sentirse como si se estuviese dentro de una película. Otra opción, considerada como la meca del juego, pero en Asia es ir a Macao (China), en donde destaca el Venetian. Y ya que estamos en zona asiática, otra opción de jugar a la ruleta está en Singapur, en las instalaciones majestuosas del Marina Bay Sands. Si nos quedamos en Europa, es obligado visitar Montecarlo, Venecia o la zona de Baden-Banden, en la Selva Negra de Alemania. Hay otras opciones, aunque éstas son las más lujosas a tenor de la opinión de los grandes jugadores de la ruleta y otros juegos de azar.

Y otros juegos de azar radica la gran competencia de la ruleta, puesto que compite mano a mano con las tragaperras, otro juego clásico de generaciones, capaz también de adaptarse a lo tiempos. Quizá sea interesante adentrarse en la historia de este juego en otro artículo, puesto que cuenta con una evolución muy semejante a la ruleta. De momento, ante esta situación social, sumergirse en la parte digital de la ruleta sea una propuesta altamente recomendable y quizá de ahí que este juego de la Edad Media esté atravesando una segunda juventud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares