Un fantasma presumido

Un fantasma presumido

Sharing is caring!

SEVILLA 24.5.2020 / Jose Manuel García Bautista

Las historias de fantasmas siempre resultan atractivas en las noches de hogueras y campamentos. Como en toda leyenda urbana le pasó a un amigo de un amigo o a alguien que conocemos bien y, a su vez, a un amigo de este… Suelen ser historias de difícil ubicación con un denominador común: el miedo y la inquietud.

En cierta casa del Aljarafe sevillano ocurría algo curioso: durante años nadie la había alquilado, decían que su interior moraba un fantasma que no dejaba vivir a quién se atreviera a alquilar aquel hogar…

Un buen día una familia, atraída por el incomparable precio, decidió dar ese paso. Se mudaron a la casa y comenzaron a llevar los diferentes enseres. Mientras realizaban la mudanza la hija de aquel matrimonio, de 16 años, notó como si alguien le tirara de los pelos. Pensó: “debe ser mi imaginación, debo estar cansada”, pero nuevamente se repitió y aquello la alertó.

Por la noche sus padres escucharon gritos que provenían del dormitorio de la chica. Al llegar sólo atisbó a decir: “alguien me ha tirado de los pelos”, pero sus padres no le creyeron. A la noche siguiente volvió a ocurrir lo mismo encontrando sobre la almohada cabellos de la joven. Aquello concedió un margen de credibilidad a su relato y así decidieron ir a ver a la señora propietaria del inmueble.

Al llegar le narraron lo sucedido y ella, socarronamente, comenzó a reír, sólo les dijo: “el secreto está en el espejo”.

Llegó la noche y todos los miedos y temores despertaron… La chica estaba atemorizada, de repente sintió algo, como si le acariciaran el cabello… Gritó y su padre acudió con rapidez al dormitorio, no veía nada, entonces decidió mirar donde estaba su hija pero a través del reflejo que le proporcionaba el espejo del armario, entonces vio lo imposible: una niña de apenas 7 años junto a su hija que acariciaba sus cabellos como tratando de peinarlos…

Hay otra variante de este mismo relato que dice así: “Un día yo y unos amigos míos nos pusimos a contar historias de miedo, muchos se rajaron y se fueron, nos quedamos yo y dos amigas más, y una nos contó que su madre no creía en estas cosas, y que un verano se fue de vacaciones en Sevilla…

Alquilaron una casa y por la noche alguien le cogía de los pelos como si se los quisiera arrancar.

A la noche siguiente se despertó delante del espejo y sentada en una silla vio como alguien le estaba haciendo trenzas en la cabeza, y no supo saber quien era…

A la mañana siguiente se despertó en su cama con las trenzas echas y se fue a ver la dueña de la casa. La dueña le dijo que no era la primera vez que le pasaba eso, y que alguna vez la gente se despertaba incluso maquillada sin saber por qué”.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:

TE ASESORAMOS

https://www.isbylex.com

SUSCRIBETE A NUESTRO CANAL DE YOUTUBE http://www.eliteradiosevilla.es/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares