Reflación: Qué es y como afecta a los mercados

Reflación: Qué es y como afecta a los mercados

Sharing is caring!

NOTICIA PATROCINADA POR

Redacción 27.2.2021.-

Publica Fundspeople que en las últimas semanas en el mercado se ha vuelto a hablar de un término económico-bursátil que hacía tiempo que no se mencionaba: el reflation trade.

Se ha hecho tras varias sesiones asistiendo a alzas en las rentabilidades de los bonos, sobre todo en el mercado americano, y ante la expectativa de que estemos ante un cambio de tendencia en el mercado de bonos, que tanto se ha beneficiado hasta ahora de esa política de tipos de al 0% de los bancos centrales.

¿Pero qué es la reflación?

Se trata de un término creado por en 1934, justo después de la Gran Depresión de 1929, por el economista Irving Fisher en su nota Reflation and Stabilization.

La reflación es un escenario donde el Estado estimula artificialmente la economía con el fin de superar una recesión. Para ello, se utiliza la política fiscal y/o monetaria.

El objetivo de la reflación es crear inflación mediante los estímulos fiscales y monetarios por el temor a entrar en deflación.

El impulso del Gobierno puede darse a través de un incremento de la base monetaria o de una rebaja de impuestos.

Ambas acciones generan que la población demande más productos y servicios.

En una reflación, el objetivo principal del Estado es elevar el consumo y la producción para así acelerar el crecimiento de la economía y evitar entrar en una espiral deflacionista.

La mayor demanda tiene como efecto colateral un alza generalizada de precios (inflación). Por ello a esta situación se le denomina reflación, porque es una combinación de recesión con inflación.

Los periodos de reflación ocurren en la parte de recuperación del ciclo económico, sucede después de la recesión y buscan llegar a la fase expansiva.

En la fase expansiva comienzan a reducirse los estímulos fiscales y monetarios porque la economía ha conseguido reactivarse.

¿Por qué se habla ahora de reflación?

La crisis del COVID-19 llegó con la artillería de los bancos centrales ya en avanzado estado ya que el mundo asistía a una política de tipos al 0% desde hacía tiempo.

Pero la gran novedad de la pandemia fue la política fiscal que llevaron a cabo casi todos los Gobiernos. El objetivo, acortar ese periodo de recesión que provocó la crisis del coronavirus.

La reacción de los mercados fue en un principio alcista tanto para la renta variable como para la renta fija.

Pero en las últimas semanas, y también al calor de un nuevo paquete fiscal en el EE.UU de Joe Biden y con la publicación de unos datos de inflación superiores a lo esperado tanto en EE.UU como en Europa, los inversores han empezado a deshacerse de bonos para comprar activos de riesgo.

De hecho, según los datos de Refinitiv, solo en Europa en las cuatro primeras semanas del año  la clase de activo más vendida en las primeras cuatro semanas de 2021 fue la renta variable.

Y solo en la última semana, esta vez con datos de Bofa Securities, en los fondos de bolsa entró más del doble de dinero que en los de renta variable. Se explica así el fuerte repunte de la rentabilidades de los bonos, ya no solo en los últimos días sino en lo que va de año.

«Los mercados volvieron a entrar en el modo de reflación, después de que la preocupación por el aumento del número de mutaciones del coronavirus interrumpiera esa operación en semanas anteriores», afirma David Alexander Meier, economista de Julius Baer.

Y destaca también que al menos en EE.UU ya se empieza a descontar un alza de tipos en 2022.

Al fin y al cabo, los resultados empresariales han sido mejores de lo esperado y las tasas de inflación van al alza, lo que podría llevar a los bancos centrales a iniciar su retirada.

TE ASESORAMOS     https://www.isbylex.com/

SUSCRIBETE A NUESTRO CANAL DE YOU TUBE http://www.eliteradiosevilla.es/

PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares