¿Quién fue Jack ‘el Destripador’?

¿Quién fue Jack ‘el Destripador’?

SEVILLA 21.1.2020 / Jose Manuel García Bautista

Se le conoce por sus crímenes infames y terribles, jamás se le encontró, jamás se supo quién era, y si alguna vez se sospechó se guardó silencio sobre su identidad.

Su nombre era Jack “El Destripador” y entre el 3 de Abril de 1888 y el 13 de Febrero de 1891 iba a tener como marco de actuación el suburbio londinense de Whitechapel, un lugar donde se registraron once asesinatos sobre prostitutas que trabajaban la zona, cinco de ellos atribuidos al misterioso personaje.

Los cinco asesinatos tenían la misma forma de ejecución: cortes profundos en la garganta, mutilación del abdomen y la zona genital y extracción de órganos; además eran cometidos de madrugada en los callejones de Whitechapel.

A Jack “El Destripador” se le presenta como un asesino elegantemente vestido a bordo de un carruaje que tenía una extraña fijación por Whitechapel y las prostitutas, en otras ocasiones se le llamó “delantal de cuero”, muy al uso del que se usaba en la época.

Jamás se pudo demostrar la existencia de este y la policía seguía igual de desconcertada ante los asesinatos y arrogancia del asesino que, incluso, llegó a escribirles…

Dentro de la criminología existen dos tipologías de asesinos en serie bien diferenciados: los organizados y los impulsivos. Jack “El Destripador” era, sin dudas, un tipo metódico, organizado, cuidadoso –pese a escribir a la policía-.

Esta tipología es la más peligrosa pues el asesino mide perfecta y correctamente sus acciones. Tienen la necesidad de matar pero saben controlar a la misma, de ahí que no sean de tipología impulsiva.

Debido a ello se cree que Jack era alguien conocedor de aquel entorno, que pasaba desapercibido, su presencia no provocaba la curiosidad de nadie ni el miedo en las prostitutas que se iban a algún oscuro callejón con él.

Jack “El Destripador” conocía bien las callejuelas de Whitechapel pues elegía bien el callejón donde cometeré sus atrocidades, lugares apartados de la actividad de la calle principal, además calculaba perfectamente el tiempo que le llevaría ejecutar a su víctima.

La policía realizó numerosas detenciones pero jamás dio con el culpable, no había pruebas y todos tenían coartada. Los asesinatos cesaron y el personaje de Jack “El Destripador” se diluyó indemne de sus crímenes oscureciendo para siempre su identidad.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE: El fenómeno de las casas encantadas, fantasmas y poltergeist

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *