¿Qué son los fantasmas?

¿Qué son los fantasmas?

SEVILLA 19.1.2020 / Jose Manuel García Bautista

Cuando hablamos de fantasmas lo hacemos con temor, se identifica con el miedo, con el pavor que produce ver a un imaginario ser traslúcido delante de nosotros.

Cual estereotipo, verlo hacer un recorrido cíclico, eterno, en el que con sus ropas de épocas pasee delante nuestra sin concedernos la más mínima importancia. Esa experiencia es la que muchas personas temen y la que casi nunca se va a dar.

Pero el ser humano, en un paso más allá en ese contacto con esas entidades ha tratado de contactar con ellos, por muy diferentes vías y medios.

Quizás uno de los sistemas más usados en la antigüedad sea el del espiritismo, aquel mediante una persona, que actúa de médium, poder establecer comunicación con los seres fallecidos, hablar con ellos en una acción, la espiritista, controvertida y polémica por los muchos engaños y fraudes que se tienen recogidos a lo largo de la Historia.

No obstante hay otros medios por los que se ha querido establecer esa comunicación, uno de ellos, quizás el más popular hoy día, es el de las psicofonías.

Voces que se identifican con personas que han dejado esta vida y que estarían lanzando un último mensaje más allá de la vida, pero no todo lo que se tiene la oportunidad de grabar es o tiene que ser una psicofonía pues existen muchas causas que pueden viciar una grabación y confundir al investigador.

Por otra parte no se tiene ninguna certeza que una psicofonía sea de origen paranormal o la “voz” de un fantasma pues como fenómeno, el de las psicofonías o EVP -voces electrónicas-, también es de origen inexplicable sin que sepamos precisar quién o que lo articula.

Otra base de experimentación que trata de comunicarse con el más allá, con los fantasmas, es las psicoimágenes, la posibilidad de ver en la pantalla de un televisor los rostros y cuerpos de personas fallecidas ya estando en el “otro lado”.

Esto provoca todo tipo de reacciones, desde aquellos que están convencidos del origen paranormal del mismo hasta los que creen que son interferencias o la misma pareidolia, la casualidad aplicadas a las imágenes.

Otros intentan comunicarse con ese “otro lado” a través de las sustancias alucinógenas pero todo queda muy desvirtuado al jugar con el cerebro incitando con sustancias de este tipo que pueden dar lugar a todo tipo de visiones o reacciones desaconsejadas.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE: Graban el fantasma de un niño y su perro en el interior de una casa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *