Misterio histórico en Albacete

Misterio histórico en Albacete

Sharing is caring!

SEVILLA 25.10.2020 / Jose Manuel García Bautista

la siguiente historia no es mía y si de un buen amigo: José Luis Tajada, quién un día se animó a escribir sobre los misterios de Albacete. Uno de ellos tiene que ver con la etapa de guerra en Europa y en España…

José Luis Tajada escribía:

La temida Legión Cóndor pasó a la historia por los lamentables incidentes acaecidos el 26 de Abril de 1937 en la población vasca de Guernica. La operación Rügen, como se denominó, bombardeó indiscriminadamente a las 7.000 almas que habitaban el lugar. La intervención, fue llevada a cabo por la Alemania nazi y la Italia fascista en un claro apoyo a las fuerzas del general Franco.

Adolf Hitler, canciller alemán, a sugerencia del jefe de la Luftwaffe, Herman Göring, y con la intención de probar el arma aérea alemana en una guerra convencional, ofreció a Franco de forma secreta apoyo aéreo para su ejército terrestre. De esta forma, las técnicas y nuevos aparatos bélicos fueron “ensayados” sobre la España que en ese momento enfrentaba a hermanos y vecinos.

Como ya hemos comentado Albacete fue cuartel, base y centro de operaciones de las Brigadas Internacionales. Al principio de la contienda la ciudad castellano-manchega contaba con unos 50.000 habitantes.

El levantamiento del comandante Molina de la comandancia de Albacete junto con numerosos miembros de la benemérita y civiles afines a Falange, rápidamente convirtió a la población en el objetivo de las acciones gubernamentales (republicanos). Hasta la toma definitiva de la ciudad el 25 de Julio de 1936, fueron varios los bombardeos efectuados sobre ésta, contando con numerosas bajas militares y civiles.

NOTICIAS RECOMENDADAS

¡No lo hagas! La Organización Mundial de la Salud recomienda evitar el saludo con el codo

Alimentos que limpian el organismo

Atención: el otoño será muy duro en Europa debido a la pandemia

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ELITE-LEGAL1.jpg

Pero lo peor estaba aún por llegar. Esa misma tarde de Julio, en el centro de la ciudad se congregó la población para festejar la toma de Albacete por la República, cuando escucharon en el cielo el motor de los aviones.

En la creencia de que se trataría de los aviones republicanos los festejantes no tomaron las medidas de protección necesarias, y desgraciadamente, nadie les alertó de que se trataba de aparatos de la facción fascista en acción de represalia salidos desde el aeropuerto de Tablada, en Sevilla. De nuevo una masacre se cernió sobre la población cuando multitud de bombas cayeron de imprevisto sobre ésta.

Durante los años en los que la República estuvo al mando de la ciudad de Albacete se siguieron los bombardeos, de ello nos deja constancia la prensa de la época:

Diario el Defensor de Albacete, 2 de Enero de 1937. “Esta mañana, poco después de las doce, y cuando la circulación por las calles era mayor por coincidir con la hora de la salida del trabajo, aparecieron sobre nuestra capital tres aviones facciosos que dejaron caer algunas bombas sobre el casco urbano. El criminal atentado ha causado víctimas que como siempre han sido mujeres y niños. 10 muertos y 30 heridos”.

Las crónicas de las personas que vivieron aquella barbarie aún recuerdan como los restos mortales fueron llevados en dos camiones repletos de féretros, escoltados por piquetes armados y por una multitud de vecinos que acompañaban a sus malogrados paisanos.

Albacete desde el inicio de la contienda había sufrido ya un total de 7 bombardeos, pero ninguno de ellos dejaría un número mayor de víctimas, ni duraría tanto como el que sucedió el 19 de Febrero de 1937.

Este bombardeo sería ejecutado por la temida Legión Cóndor, que como comentamos anteriormente protagonizó escasos 30 días después el también tristemente conocido bombardeo de Guernica en el País Vasco. Los bombarderos alemanes comenzaron su ataque a las 8:20 de la noche, y atacaron desde el aire durante seis largas horas.

La población que pudo se protegió en los refugios antiaéreos o huyó a los campos cercanos, donde pasaron la noche esperando el final de aquel infierno mientras observaban como la ciudad volaba por los aires para después arder. El gobernador civil de Albacete en aquel tiempo describe el ataque:

“…A las 20:20h llegaron dos aparatos que entraron por el Sur-Oeste pero alejados de la vertical de Los Llanos, lanzaron algunas bombas por las afueras y a los cinco minutos se retiraron. Ni la defensa antiaérea de la ciudad ni la de la Base actuaron y a los cinco minutos se retiraron por la misma dirección de llegada… A los diez minutos volvió otro aparato, en solitario, que lanzó algunas bombas sobre un extremo de la población, cerca de la Feria, causando daños de consideración y víctimas, evidenciando en este pase cual era su objetivo: la estación ferroviaria; donde suponían estaban almacenados cerca de trescientos vagones de material de guerra”.

“A las 21:00 h de la noche efectuaron la tercera pasada con otro avión, que ya lanzó sus bombas en el centro de la ciudad y una de ellas cayó muy cerca del Gobierno Civil”.

“Entre las 21h y las 22:30h hicieron otras tres pasadas., una de ellas con dos aparatos. Estos acertaron cerca de la estación, en el Altozano, calles cercanas y la avenida que va de esta plaza a la estación. El bombardeo siguió de la misma forma. Aparatos sueltos, a veces en pareja, y por intervalos de 20 minutos aproximadamente. En la pasada que hicieron a las 23:40 se registró el mayor número de muertos y víctimas. Dos pequeños locales habilitados para salas de recreo de las Brigadas Internacionales fueron alcanzados. Pasaron de las 30 víctimas, de ellas unos veinte muertos”… “el bombardeo cesó a la 1:20 en la que dieron la última pasada…”

En total se contabilizaron 23 pasadas de los temidos bombarderos alemanes. El estudioso de la historia y director del Instituto de Estudios Albacetenses D. Antonio Selva Iniesta en su búsqueda por perpetuar en la memoria de la ciudad su pasado, fue quien localizó, en un viejo archivo militar de una base aérea española, unos planos muy precisos -realizados por la propia Legión Cóndor- de los objetivos bombardeados en Albacete.

A este erudito debemos también los datos más fiables sobre el número de muertos fruto de este bombardeo. Según halló en los registros del Cementerio Municipal fueron un total de 83. Entre ellos varios componentes de las Brigadas Internacionales. Recomiendo encarecidamente la lectura de “Los Bombardeos sobre Albacete. Terror aéreo” de este historiador.

Dentro de aquel drama, para algunos inexplicable desde el punto de vista castrense, también hubo un lugar para la anécdota. Uno de los explosivos caído sobre el Edificio de la Diputación de Albacete arrancó el reloj que lo coronaba. El mecanismo, que quienes lo conocieron en funcionamiento sabían de sus constantes paradas apareció a varios metros del edifico, y cuentan que un ciudadano que lo vio exclamó: “¡Granuja, por fin has echao a andar!”.

En total la ciudad de Albacete sufrió 10 ataques aéreos, en los que intervinieron aviones JU52, INAM ROMEO RO37, Heinkel 111, y Messerschmitt 109. que causaron 121 víctimas mortales entre Julio de 1936 y Septiembre de 1938. Sin lugar a dudas, para ambos bandos de la contienda, el número de víctimas podría haber sido aún mayor si no hubiera sido por la red de refugios antiaéreos con los que la ciudad se protegió de los ataques.

TE ASESORAMOS

ESCÚCHANOS

https://www.eliteradiosevilla.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares