Menos expectación en el juicio más mediático

Menos expectación en el juicio más mediático

9 septiembre 2019.- Cinco redactores, tres familiares y apenas 24 personas ajenas a la causa han seguido hoy desde la sala de vistas la primera sesión del juicio contra Ana Julia Quezada.

Lejos de las multitudinarias manifestaciones que tuvieron lugar entre gritos de “asesina” en la Ciudad de la Justicia de Almería durante la fase de instrucción del caso, ante la puerta de la Audiencia Provincial de la capital almeriense únicamente los redactores y cámaras de los medios acreditados han hecho acto de presencia.

Ana Julia Quezada llegaba poco antes de las nueve de la mañana al Palacio Provincial de Justicia con americana azul, pantalones y camisa blanca, esposada y escoltada por agentes de la UPR de la Policía Nacional, que la han trasladado desde el centro penitenciario El Acebuche de Almería sin que se hayan producido incidentes.

Dentro y fuera de la Audiencia, la normalidad ha sido la tónica imperante de una jornada que ha transcurrido lenta y marcada por la selección de los miembros del jurado, en la que los periodistas han podido seguir los escasos avances del juicio tanto en la sala de vistas, como en la calle y en una inédita sala de prensa creada expresamente para la ocasión.

De 36 posibles candidatos, finalmente han sido seleccionados siete mujeres y dos hombres como titulares y otro varón y otra mujer como suplentes. “Discrepamos un poco en función de la forma de selección que se ha hecho”, decía a la salida de la primera sesión el abogado de la defensa.

“Creo que hay formas de hacerlo y que la ley no es demasiado clara al respecto, pero que la costumbre es otro estilo. Hemos formulado las protestas que consideramos oportunas”, ha profundizado el letrado, quien al ser interpelado por una mayor sensibilidad de la mayoría de mujeres, ha respondido: “Creo que los varones también somos sensibles”.

Ante estas quejas, el abogado de los padres de Gabriel ha recordado que tanto las acusaciones como la defensa tienen “derecho a recusar, sin motivo, a cuatro”, espetando de forma indirecta a su rival en el procedimiento que “si no le gustan los jurados, es lo que hay”.

Y es que la imparcialidad de un jurado popular ha sido puesta en tela de juicio de forma permanente por la defensa de Ana Julia, que llegó a recurrir la decisión de juzgarla de esta forma sin éxito, debido al importante impacto mediático y los posibles juicios paralelos que podrían haberse formado por la amplia cobertura mediática del caso.

Tras aguardar más de dos horas en los calabozos, Ana Julia ha podido desprenderse de las esposas por orden de la magistrada Alejandra Dodero y a petición de su letrado.

Al inicio de la sesión ha sido posible verla llorar e incluso interpelar a su defensa sobre las manifestaciones de la acusación particular sobre ella, dado el duro argumentario que ha sido presentado por esta parte.

Aunque estaba previsto que la suya fuera la primera declaración de la vista, no será hasta mañana que pueda responder a las preguntas de fiscal, acusación y defensa.

error

Manuel Ponce

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *