Mancias; suertes adivinatorias

Mancias; suertes adivinatorias

SEVILLA 11.1.2020 / Jose Manuel García Bautista

Entendemos por mancias todas aquellas suertes adivinatorias que el ser humano ha empleado, emplea o empleará en su afán de conocer que les deparará el futuro y que pueden ser muy diferentes unas a las otras.

Para muchos no deja de ser superchería o todo un complejo mundo de rituales sin mucho sentido, otras personas, en cambio, creen firmemente en el poder de las mancias consultadas donde destaca, sobre todas las demás el Tarot, allá donde las famosas cartas pueden indicar que suerte correrá el consultante en diferentes aspectos de su vida.

Pero no es la única mancia el Tarot, hay una amplia gama donde poder elegir aquella que más se ajusta con nuestros pensamientos hasta dónde puede llegar nuestra credibilidad en ellas.

La palabra mancia deriva del griego “Mantis” que significa “ver, visualizar, vidente” y se aplicaba a todo aquello que se le dotaba la capacidad de ver el futuro, de poder facilitar la visión del futuro y de los hechos venideros. Entre esas mancias es bueno saber cuántas podemos encontrar:

-Aeromancia: es la predicción del futuro atendiendo a los fenómenos atmosféricos que rodean a la persona que interpreta los mismos y el consultante. Todo tiene una incidencia directa en la lectura, desde las nubes, el sol, el viento, la niebla…

Cualquier fenómeno es susceptible de ser interpretado. Así el viento es sinónimo de la suerte que viene; el viento que sopla del sur son los secretos revelados; del oeste el infortunio, la mala suerte, lo malo; del note la indecisión.

-Alectriomancia: se trata de una curiosa forma de adivinación por medio de las semillas. Para realizar este tipo de mancia se ha de disponer de un gallo al que se le pone en medio de un círculo se semillas, bajo las mismas hay una letra. Cuando el gallo come la semilla va eligiendo letras con la que formar un presunto mensaje.

-Aleuromancia: se trata de la adivinación usando la harina. Para hacer este tipo de mancia se debe llenar un recipiente con agua y se interpreta las formas y grumos de la harina mojada, es algo similar a la interpretación de los granos o posos de café.

-Astragalomancia: es un tipo de mancia en la que se utilizan huesos para poder realizar la suerte de la adivinación, se suelen utilizar los huesos denominados como “de taba” y que se corresponden con los de la rodilla de los corderos, en función de la distribución una vez realizada la tirada se conocerá la suerte del solicitante.

-Astromancia: es muy particular esta forma de adivinación, se trata de leer las constelaciones en la noche, una suerte que podría ser un primitivo horóscopo, un primitivo zodiaco o, tal vez, la original forma en la que se inspira el horóscopo actual.

-Cilicomancia: es una mancia donde los ingredientes principales son el aceite y el agua. Se llena un recipiente con agua y se vierte un poco de aceite, acto seguido se comienza a leer e interpretar las formas que se van creando.

Esta suerte también es llamada hidromancia y como principal elemento se vuelve a tener al agua, tenga el origen que tenga (manantial, pozos, ríos, mar…).

También se puede llamar de esta forma cuando el aceite es sustituido por cera y las gotas son el objeto sujeto a interpretar una vez caen en el agua y crean una forma particular.

-Cristalomancia: sería leer el futuro a través de objetos de cristal, ben sea la típica bola de cristal o superficies reflectantes como bien pudiera ser un espejo (catoptromancia). El adivinador se concentra en la superficie que tiene delante de si entrando en un estado de trance o similar (autohipnosis) que le facilita el acceso a otros “planos” donde informarse del futuro del solicitante.

-Hieromancia: consiste en la interpretación de las entrañas de los animales para poder observar el futuro, para ello eran sacrificados a modo ritual y de forma solemne extraídas las vísceras que debían dar el resultado de la interpretación.

-Litomancia: consisten en utilizar piedras o gemas para saber el futuro del consultante, en ocasiones el reflejo que genera las gemas también puede ser objeto de interpretación como si fuera un espejo, agua o la superficie de un cristal.

-Necromancia: es una extraña suerte adivinatoria pues consiste en conocer el futuro de la persona mediante el contacto con muertos.

-Oniromancia: es una de las más populares pues se basa en los sueños de la persona para interpretarlos, ha dado lugar a grandes volúmenes con todo tipo de sueños e interpretaciones.

-Ornitomancia: se trata de una mancia que interpreta el vuelo de los pájaros y su comportamiento para predecir la suerte o el futuro del solicitante.

-Posos de café: se trata de interpretar los residuos que deja el té o el café, crea formas, dibujos, que a juicio del vidente, del experto, puede tener un significado susceptible a suceder en la vida del consultante.

-Quiromancia: otra de las mancias más populares pues se basa en las líneas de la mano para saber el devenir de la persona.

-Runas: es una suerte de mancia muy antigua, son trozos de piedra, hueso, metal o madera que llevan una serie de símbolos grabados, esos símbolos, en función de la tirada, marcará un futuro y otro.

Cuenta la leyenda de las runas que Odín, héroe de su mitología, descubrió unas runas mientras colgaba de un árbol sagrado, desde entonces las runas son consideradas como valiosas en el arte de predecir el futuro. Las runas tendían su análogo en el sistema chino, el I Ching.

Serían algunas de las suertes adivinatorias más conocidas, aunque no las únicas, pero esas merecen un capítulo aparte.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE: Enigma de la Ciencia y de la Arqueología

error0

Jose Manuel Garcia Bautista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *