Actualidad Politica

La vergüenza de los escraches como arma política

Sharing is caring!

SEVILLA 20.5.2020 / Jose Manuel García Bautista

Suponen una forma de acoso popular -que no deja de ser acoso- a políticos promocionado por determinadas formaciones políticas. Aquellos que lo “inventaron” son ahora víctimas de ello sin caer en la cuenta que cuando lo hacían ellos era “divertido” y ahora que se lo hacen a ello resulta “molesto”… Antes lo jaleaban y ahora lo critican cuando reprochable eran en ambos casos.

Asistimos, en los últimos tiempos, ante lo que supone una vergüenza que es el apoyo e incentivo de este de sucesos. En estos días han sido “víctimas” de los mismos los ministros José Luis Ábalos o Pablo Iglesias quién profirioó un vaticinio-amenaza: avisó que los próximos en sufrir un escrache en casa pueden ser Isabel Díaz Ayuso o Santiago Abascal.

Mal va la política española si los unos imitan lo que hicieron los otros en su día -y lo incentivan- y que los otros se dediquen a amenazar, es el vergonzoso panorama político que tenemos en España donde encontrar un buen político cada vez se hace más difícil.

Desde Vox interpreta las palabras del vicepresidente del Gobierno como una “amenaza” pues “prefieres ejercer de matón, al menos no mandes sicarios. Ven tú”, decía Abascal y denuncia que Iglesias les amenace con escraches “sigue en clave callejera”.

“Esto va a terminar ocurriéndole a otros líderes políticos. Hoy es gente de derechas manifestándose en la puerta de mi casa. Mañana será gente de izquierda manifestándose enfrente del apartamento de [Isabel Díaz] Ayuso, de la casa de los Espinosa de los Monteros o de la casa de [Santiago] Abascal”, decía Iglesias en una entrevista realizada en la La Sexta.

En Vox se han dado por aludidos entendiéndolo como una “amenaza” de llevar “a su partida de la porra” delante de sus domicilios como represalia. “En mi tierra ya me lo hicieron sus amigos de ETA. Y aquí estamos”, ha respondido Abascal, que ha recordado que fue Iglesias quien se “inventó” que los escraches a los políticos eran “jarabe democrático”.

“Ya que prefieres ejercer de matón, como has hecho tantos años, en vez de como vicepresidente de todos los españoles, al menos no mandes sicarios. Ven tú”, espetó.

Iván Espinosa de los Monteros denunció que Iglesias estaba “arengando” a que hubiera manifestaciones delante de su domicilio. “Le hago directamente responsable de cualquier incidente que pueda producirse. Y me refuerza la convicción de que es un inepto al que el cargo le viene grande”.

Espinosa de los Monteros condenaba cualquier escrache que suceda en casa de políticos:”Acudir a un domicilio de un político a intentar intimidarlo se sale fuera de los límites de lo que es el derecho de protesta, manifestación o libertad de expresión. No nos gusta, no lo fomentamos, no lo queremos y lo rechazamos abiertamente”.

Iglesias en un ejemplo de faltar a la verdad afirmaba que “nunca” había defendido los escraches frente a los domicilios de los políticos del PP, como pasó en 2013 con la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. “Yo nunca he defendido que vayan a las casas de nadie” pero la hemeroteca está ahí para recordar que fue él quién popularizó la expresión de que los escraches eran “jarabe democrático de los de abajo”.

“Otra cosa es que, cuando uno tiene un cargo público, tiene que asumir que la gente pueda protestar, o que te pueden decir algo por la calle, como es normal, o que la gente vaya a la sede de tu partido o al lugar donde trabajas porque eso forma parte de la democracia”, explicaba Pablo Iglesias.

“Hay que intentar que en nuestra sociedad el derecho a la libre reunión y manifestación se protejan, pero evitando situaciones de crispación que nadie deseamos”, argumentaba y que los políticos tienen que venir “llorados de casa”.

Desde el PP y Ciudadanos también han rechazado los escraches. El alcalde del Madrid, José Luis Martínez-Almeida, del PP, también ha rechazado estas protestas en domicilios: “Ni antes era jarabe democrático, ni ahora vamos a apoyar que se produzcan escraches en las puertas de las casas de los políticos”.

La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, que padeció varios escraches en las manifestaciones del Orgullo Gay, por los que tuvieron que abandonar la marcha, pidió la misma solidaridad cuando le pasa a otros: “Siempre defenderé la libertad de expresión y de protesta. No hay democracia sin libertad. Siempre rechazaré los escraches, también los sufridos por Abalos, Montero o Iglesias”, dijo mientras afirmaba que espera recibir también el apoyo de Podemos “cuando los acosados seamos otros”.

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique condenaba la protesta frente a la casa de José Luis Ábalos. “Una cosa es el derecho de manifestación y otra muy distinta es que fakeperiodistas de ultraderecha manden a pijos maleducados y agresivos a intimidar y acosar a tu esposa y a tu hija. Lo que no entiendo es por qué no actúan las autoridades”.

En suma, una vergüenza que los unos y los otros “escurran” el bulto de una “moda” que unos idearon y los otros copiaron y ahora nadie quiere ni asumir ni reconocer.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:

TE ASESORAMOS:

https://www.isbylex.com

ESCÚCHANOS:

https://www.eliteradiosevilla.es

Related posts

El PP pide al alcalde reaccionar al incremento de la inseguridad en El Porvenir con bandas callejeras

Isaac Olivares

La Puebla de los Infantes hará un desfile profesional fotográfico en Semana Santa

Redacion 02

Sánchez lamenta segundo rechazo del Brexit

Manuel Ponce

Leave a Comment

shares