La Historia del Palmar de Troya

La Historia del Palmar de Troya

SEVILLA 11.9.2019 / Jose Manuel García Bautista

Sobre el mes de Marzo del año 1968 una serie de sucesos poco menos que increíbles iban a acaecer en la pedanía de “El Palmar de Troya”, perteneciente al municipio de Utrera.

La fecha que pasaría a la historia no sólo de El Palmar de Troya sino que también de la historia aparicionista de España sería la del 30 de Marzo de aquel, ya lejano, año 1968.

Cuatro chicas del pueblo, Ana Aguilera, Ana García, Rafaela Gordo y Josefa Guzmán, entran en la finca “La Alcaparrosa”, en el interior de la finca y mientras buscaban flores silvestres creen ver a la Virgen…

Regresan junto con sus compañeras de escuela y le comentan el suceso a la maestra: “Hemos visto a la Virgen, era una señora colgada de un árbol…estaba como ahorcada…”.

Entre las cosas descritas por las chicas también afirmaron ver la cabeza de un toro, sombras y una silueta. La Agencia Cifra se hace eco de la historia de las chicas una semana más tarde:

“El Sábado pasado, cuatro niñas de edades comprendidas entre diez y trece años –cuyos nombres por el momento no se han podido conocer- se hallaban atareadas en la limpieza de un humilde barracón que se habilita como capilla del poblado.

Cuando una de ellas se le ocurrió la idea de salir al campo para coger flores con el que adornar el altar de la Virgen.

Con esta finalidad se dirigieron hacia un lentisco existente en las cercanías del poblado, junto a un finca denominada “La Alcaparrosa”, y en el arbusto, según las niñas, se encontraron con:

“Una señora de aspecto dulce, sonriente, de cara sonrosada, ojos negros, y vestida con un manto marrón”.

La Agencia Cifra: “Las dos niñas más pequeñas se asustaron, pero las dos mayores se acercaron y comenzaron a hablarla, aunque sin conseguir que pronunciara palabra alguna”.

Las cuatro niñas afirmaron que las apariciones de “la Virgen” se habían producido durante tres días consecutivos.

El Secretario de Cámara del Arzobispo de Sevilla, Andrés Galindo, manifestó cinco días después del primer encuentro de las chicas con la “aparición” que:

“No se tenía noticia ni oficial ni oficiosa sobre el hecho”. En términos parecidos se pronunciaron las autoridades eclesiásticas de la época sobre este suceso”.

La figuras de las cuatro niñas fue pronto sustituida por un enjambre de videntes que “tomaron” el lugar como Rosario Arenillas, María Luisa Martín, María Luisa Villa, Antonio Romero, Manuel Fernández, José Navarro, Antonio Anillos y Arsenia Llanos.

Pero quién se llevó la palma de todo este ejército de “iluminados” fue el vidente Clemente Domínguez Gómez quién afirmaba que la Virgen le había pedido que el 31 de Marzo de 1970 se congregaran allí todos los fieles devotos que estuvieran enfermos.

Más de 30.000 personas se congregaron allí en aquella fecha pero nada sucedió pese a lo cual la Fe de las personas allá congregadas ya se había disparado en torno al Clemente Domínguez y a la Virgen de El Palmar.

Así fue como el futuro “Papa” Palmariano ganó la partida a todo y provocaría un enorme revuelo en la España de la época con su particular “Iglesia” ideada por Manuel Alonso Correl, el eterno “cómplice”.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE: La ‘iglesia’ del Palmar de Troya tendrá su serie de televisión.

error

Jose Manuel Garcia Bautista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *