Historia LEYENDAS MISTERIO

La enigmática, y milagrosa, vara de Moisés

Sharing is caring!

SEVILLA 16.11.2019 / Jose Manuel García Bautista

Una de las reliquias perdidas y jamás halladas, un artefacto de poder, es la llamara vara o bastón de Moisés.

Aquella que maravillara a los hebreos y egipcios por igual, convirtiendo el agua en sangre con sólo tocar las aguas del Nilo o en una serpiente devoradora de las ilusiones de los sacerdotes del faraón…

La Vara de Moisés era un suerte de bastón, cetro o cayado que se cree le fue entregado como símbolo de autoridad e incluso a los interlocutores de los dioses.

Con su cayado Moisés tocó las agua del Mar Rojo y se abrió paso a través de él como en la filmografía de Cecil B.DeMille o Charlon Heston en su mítico “Los Diez Mandamientos”.

En aquel momento, mientras las huestes egipcias perecían ahogadas, gritaban a Moisés: “¿Acaso faltaban sepulturas en Egipto para que nos hayas traído a que muriésemos en el desierto? ¿Qué designio ha sido el tuyo en sacarnos de Egipto?” (Biblia, Éxodo 14,11).

Moisés respondió: “No temáis, estad firmes y veréis los prodigios que ha de obrar hoy el Señor, pues esos egipcios que ahora estáis viendo ya nunca jamás los volveréis a ver.” (Biblia, Éxodo 14,13). Fue una demostración del poder de Dios…

Yahvé dijo a Moisés: “Di a los hijos de Israel que marchen. Y tú levanta tu vara, y extiende tu mano sobre el mar, y divídelo, para que los hijos de Israel caminen por en medio de él a pie enjuto.” (Biblia, Éxodo 14, 15 -16).

Sucedió entonces que…”Extendió, pues, Moisés la mano sobre el mar, y el Señor hizo retroceder el mar por medio de un fuerte viento del este, que sopló toda la noche, con lo que el mar vino a ser suelo enjuto, y las aguas quedaron divididas” y “Los hijos de Israel pasaron en medio del mar, sobre suelo enjuto, teniendo las aguas como por muro a derecha e izquierda.” (Biblia, Éxodo 14, 21-22).

Aquel cayado encerraba un poder digno de ser temido, Moisés -sosteniéndolo firmemente- inquería a los egipcios:

”Entonces dijo el Señor a Moisés: Extiende tu mano sobre el mar, para que se reúnan las aguas sobre los egipcios, sobre sus carros y caballos”.

“Luego que Moisés extendió su mano sobre el mar, se volvió éste a su sitio al rayar el alba; y huyendo los egipcios, las aguas los sobrecogieron, y el Señor los envolvió en medio de las olas”, prosigue aquel relato.

“Así, las aguas vueltas a su curso, sumergieron los carros y la caballería de todo el ejército del faraón, que había entrado en el mar en seguimiento de Israel: ni uno siquiera se salvó.” (Biblia, Éxodo 14, 26-27-28).

Pero además de elemento de destrucción, o amenazador, también fue un hacedor de agua potable cuando el peregrino pueblo judío acosados por la sed clamaban:

“¿Por qué nos has hecho salir de Egipto para matarnos de sed a nosotros y a nuestros hijos y ganados? Y ante esto, de nuevo intervino Yahvé ordenándole a Moisés (quien al parecer desconocía algunas de las funciones del instrumento que tenía en sus manos): “Adelántate al pueblo, llevando contigo algunos de los ancianos de Israel, y toma en tu mano la vara con que heriste el río y vete”.

Y agregó seguidamente: “Yo estaré delante de ti, allá en la peña de Horeb, y herirás la peña y brotará de ella agua para que beba el pueblo.” (Biblia, Éxodo 17, 5-6).

Durante la batalla contra los amalecitas fueuna efectiva arma que decidió la suerte de los israelitas: “Y dijo Moisés a Josué: Escoge hombres y ve a pelear contra los amalecitas: mañana yo estaré en la cima del monte, teniendo la vara de Dios en mi mano”.

“Hizo Josué lo que Moisés había dicho y trabó combate con Amalec. Entretanto, Moisés y Aarón y Hur subieron a la cima del monte” y prosigue “…y cuando Moisés alzaba las manos, vencía Israel; mas si las bajaba, Amalec tenía la ventaja”.

“Ya los brazos de Moisés estaban cansados, por lo que, tomando una piedra, pusiéronsela debajo y sentose en ella, y Aarón de una parte y Hur de la otra, le sostenían los brazos; los cuales de esta manera permanecieron inmóviles hasta que se puso el Sol”.

“Y Josué derrotó a Amalec y pasó a cuchillo su gente.” (Biblia, Éxodo 17, 9-10-11-12-13).

Pero…¿ donde se encuentra actualmente la Vara de Moisés? Se desconoce su suerte o ubicación aunque el investigador, y periodista, Juan José Benítez creyó haberla encontraba en las bellas tierras de Argentina… Una reliquia más perdida y ¿encontrada?

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE: El extraño OVNI de Aracena

Related posts

La amenaza cósmica

Jose Manuel Garcia Bautista

El teléfono del viento: la cabina telefónica que permite hablar con los seres queridos perdidos

REDACCION

La inquietante Historia del ‘Callejón de la Inquisición’

Jose Manuel Garcia Bautista

Leave a Comment

shares