Actualidad Coronavirus Salud

Reportaje: La difícil labor de los dentistas en la pandemia por el coronavirus Covid-19

Sharing is caring!

SEVILLA 6.5.2020 / Jose Manuel García Bautista

Esta semana he querido acercarme a un sector que se está siendo golpeado por el coronavirus de forma especial pues su trabajo es directamente con pacientes y con las tan temidas gotículas, me refiero a los dentistas y sus auxiliares que están expuestos al contagio por la enfermedad.

Me acerqué a uno de los muchos dentistas que realizan esta importante labor en Sevilla, mi contertulio, Fernando, me explicaba un poco la situación. “Ten en cuenta que nosotros trabajamos directamente con la boca del paciente, que esa exposición a los fluidos corporales es directa aunque te pongas pantalla de protección, epis o guantes y parezca más que estás en una central nuclear que en una consulta. Así se puede atender casos puntuales pero nunca una jornada laboral completa” me decía, y razón no le falta.

Fernando estima que ahora se invierte un 30% más de tiempo en cada paciente con todo lo que son las medidas de precaución a tomar antes, durante y después de atender la urgencia (que es lo que se está haciendo exclusivamente) “debe haber una limpieza, una desinfección de todo, de material, de sala, de sillón, todo… Una vez que el paciente sale el epi ya no sirve como no sirven los guantes y tienes que limpiarlo todo. Es algo que provoca un incremento de tiempo y tampoco quieres exponer a la auxiliar a ese riesgo con lo que eres tú sólo y el paciente que es lo más seguro”.

“Ha habido ERTE en la consulta, claro, esto no es un trabajo sencillo y si encima le unes ese contacto con los fluidos, con las gotículas, y que tampoco quieres perjudicar a nadie pues eres tú sólo atendiendo la consulta, uno a uno y sólo urgencias. Ha sido un desastre cuando hay muchos tratamientos iniciados que seguir” afirmaba.

“Hay una adaptación a las nuevas medidas y normas, se que en el sector se ha tomado de desigual forma pero todos coincidimos en la responsabilidad que tenemos con los pacientes y con nuestros empleados”.

“Hay que dar un mensaje de tranquilidad a los pacientes pues se garantiza la máxima seguridad en la clínica y, por otra parte, se trabaja con enfermedades que anidan en la boca, se usan guantes, gafas, mascarillas, pantallas y ya estábamos “entrenados” desde lo del VIH y la hepatitis C”.

A la pregunta “¿Tenéis miedo?” la respuesta fue rontunda: “Sí, claro que sí, por nosotros, por los pacientes y por nuestros empleados. Yo no se quién viene a la consulta y si es un asintomático o no, o si ha quedado totalmente desinfectada la consulta. Es una responsabilidad. Yo no puedo hacer venir a mi gente a la consulta a trabajar y exponerlas hasta que no tenga la seguridad que es seguro y hoy por hoy no lo sé por muchas medidas de seguridad que tomo”.

“Las pérdidas económicas han sido muy importantes, no sabría cuantificarlas pero hay mucha competencia y todo quedó parado, las pérdidas pueden hacer que muchas clínicas ni abran, esta seguirá pero el precio que se va a pagar, en forma de déficit, es alto”.

Así es un trabajo silencioso al que se le ha concedido poca atención en esta pandemia pero que todos tenemos presente, sobre todo cuando hay un problema dental. Es un sector que precisa también de su reconocimiento y solidaridad.

*RECOMENDACIONES DE BUENAS PRÁCTICAS PARA LA ATENCIÓN DE URGENCIA DENTAL

I. DEFINICIÓN DE URGENCIAS DENTALES Y TRIAJE DE PACIENTES

Principio básico: limitar al máximo la emisión de aerosoles y salpicaduras.

Aún conscientes de la dificultad de una definición clara e indiscutible de lo que debe entenderse por urgencia dental, en estos momentos, a nivel internacional, existe el consenso en que deben incluirse dentro de este grupo, solo y exclusivamente las situaciones siguientes:

• Presencia de inflamación importante del área orofacial, acompañada de signos de alarma (extensión por encima del ojo, afectación del cuello, dificultades para tragar etc.).
• Sangrado importante resultante de una cirugía previa o traumatismo severo.
• Traumatismo del área oro facial acompañado de dolor severo.
• Presencia de dolor dentario severo que no cede con medicación habitual.
• Cualquier otra situación de emergencia que, a criterio del profesional, después de realizado el triaje telefónico, estime que, por su carácter específico, sea inaplazable, no pudiendo demorarse en el tiempo.

  • Debe siempre realizarse un triaje previo telefónico, al objeto de filtrar las demandas de tratamiento, y asegurarse de que la urgencia se corresponde con alguno de los criterios mencionados.
  • Este triaje debe ser realizado por un dentista, atendiendo directamente al paciente durante la llamada.
  • Se aconseja más que nunca realizar una correcta anamnesis en búsqueda de posibles signos de sospecha del coronavirus, y rellenar en la historia clínica los motivos de la urgencia, así como el tratamiento realizado y los consejos y/o posible cita de control suministrados al paciente.

II. RECEPCIÓN DEL PACIENTE URGENTE

Procurar en la medida de las posibilidades que solamente esté presente el dentista y limitar al mínimo el resto del personal dental.

Solamente puede acudir el paciente a consulta, sin dejar pasar a ningún acompañante (salvo que sea menor de edad en cuyo caso, solo un acompañante).

Considerar a priori que todo paciente es potencialmente sospechoso.
Dar gel hidroalcohólico al paciente para que se frote las manos nada más llegar, durante al menos 20 segundos.

III. PROTOCOLO DE CUIDADOS

Llevar ropa clínica adecuada, incluyendo si posible bata desechable, gorro, cubre zapatos desechables, guantes, gafas de protección ocular o visera. En cuanto a la mascarilla se recomienda usar una FFP2.

Antes de la exploración usar colutorio de povidona iodada al 0.2% durante 30-40 segundos. Escupir y no enjuagarse.

Intentar evitar todo acto que genere aerosoles. Si el uso de material rotatorio es indispensable, solamente se recomienda usarlo en caso de disponer de aspiración de alta potencia y de poder recurrir al aislamiento con dique de goma. De lo contrario NO se recomienda usar material rotatorio.

En la clínica, tener a la vista solamente el material indispensable que vaya a usarse dejando todo el demás material embolsado en las cajoneras.
Limpiar y desinfectar todas las superficies de la clínica.

Airear unos minutos la clínica al finalizar el tratamiento.

Extremar los cuidados a la hora de retirarse el EPIs, al objeto de no contaminarse.

Todo el material desechable debe ir a contenedores de tapa dura específicos.

Lavarse las manos cuidadosamente con agua y jabón después de retirarse el EPI.

Si el profesional requiere de radiografía, solamente se aconseja la realización de radiografías extraorales tipo ortopantomografía.

En caso de tener que realizar una apertura de cámara por pulpitis, se recomienda hacer exclusivamente una pulpotomia, controlar la hemostasia con un algodón y colocar una obturación provisional tipo Cavit o cemento ionómero, en cualquier caso, material que no requiera ajuste oclusal con rotatorio.

En el caso de fracturas dentales, valorar edad del paciente, situación clínica, etc. teniendo siempre presente que el objetivo es intentar evitar la generación de aerosoles.

En caso de dientes temporales con dolor, el tratamiento de elección es la extracción.

En dientes permanentes, si después de una extracción se considera imprescindible utilizar sutura, se recomienda recurrir a suturas reabsorbibles.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:

TE ASESORAMOS:

https://www.isbylex.com

ESCÚCHANOS EN:

https://www.eliteradiosevilla.es

Related posts

La crisis del coronavirus llega al Vaticano

REDACCION

Prosiguen las labores de fumación de mosquitos en Coria del Río, Puebla y Dos Hermanas

REDACCION

Julen murió por la caída en el pozo

Eduardo Rojas

Leave a Comment

shares