MISTERIO ULTIMA HORA

Investigación paranormal en “las bases americanas”

Sharing is caring!

SEVILLA 7.3.2021 / Jose Manuel García Bautista

NOTICIA PATROCINADA POR:

https://www.elitelegal.es

Una vez que todos los vehículos llegamos hasta el camino en cuyo lateral los dejamos aparcados, nos dirigimos hasta el emplazamiento donde comenzamos a explicar la historia del lugar, los hechos paranormales que ocurren, dar las indicaciones de seguridad indicando el camino entre edificios que está proyectada.

Sólo que en esta ocasión los planes cambiaron: ofrecimos como siempre las indicaciones para su seguridad e, inmediatamente, procedimos a hablar sobre los hechos particulares que motivaban esa jornada especial.

Hemos de pedir disculpas a los acompañantes, pero el testigo de los hechos antes mencionado, en un principio, no nos permitió que diéramos muchos datos sobre su persona por varias razones, entre ellas, el hecho de que la visita fuera clandestina porque la actividad a la que es aficionado requiere una serie de permisos los cuales no posee.

Y como somos fieles a nuestra promesa, la mantuvimos, cambiando un poco el protagonista de la historia. Entonces, ¿por qué llegados a éste punto ya contamos gran parte de la verdad, aunque no mencionamos su nombre? Tuvimos la oportunidad de volver a entrevistarlo para mostrarle parte de los datos obtenidos durante esa jornada de investigación y, ya un poco más calmado, nos permitió dar algunos datos más sobre la historia pero “hasta ahí”, hasta donde hemos comentado.

Parecía que la noche sería muy fría, al menos, así había sido vaticinado por meteorología, activando varias alertas por este motivo. Y sin embargo, al menos quien escribe estas palabras, no tuvo una sensación peor que el de una noche normal de invierno, lo cual agradecimos todos porque pudimos prestar atención a lo que hacíamos, sin tener que motivarnos constantemente a continuar por la temperatura desagradable que pudiera haber.

Así que, en esta ocasión, todas las personas que nos acompañaban estarían en los dos edificios que teníamos como objetivo en esa noche: el Hospital y el complejo de edificios destinados a colegio y teatro. Las indicaciones eran sencillas: se haría un barrido fotográfico distribuyéndose por todas las plantas y alas de los edificios, siempre en grupos de dos personas mínimo (por razones de seguridad personal), y luego todos juntos realizaríamos unas sesiones de captaciones psicofónicas (grabaciones de audio).

Llevábamos los anexos que registraban los posibles datos extraños de estos dos métodos de obtención, para facilitar el posterior análisis de las inclusiones obtenidas, en el caso que nuestros clientes amablemente quisieran que procesáramos esas fotos y audios.

En los edificios estableceríamos un primer punto de encuentro donde desplegar los medidores de campo electromagnético, multimedidores, ordenador, grabadoras de alta sensibilidad y cámaras; ese equipo es el que usamos en esta fase más avanzada de la investigación, sin ser los únicos que poseemos.

Debemos aclarar que estas investigaciones no son sólo lúdicas, sino son científicas. De nada sirve que un grupo se dedique a grabar imágenes para un programa de televisión, o audios para un programa de radio, si no entiende la razón que motiva la obtención de este tipo de datos, y nuestro equipo lo forman gente de ciencia, personas que van a seguir protocolos y procedimientos científicos para buscar los datos necesarios que, a posteriori, puedan ser el punto de partida sobre el que postular una hipótesis científica que demostrara la procedencia o motivación de los fenómenos que rompen las leyes de la física establecidas.

Primeras pruebas de su presencia

Sabemos que el hecho de desplegar equipos es algo lento, y que la impaciencia por obtener pruebas de una supuesta presencia paranormal hace que se quiera ir más deprisa. Lo que hicimos es distribuir a las personas por el edificio, mientras que montábamos el primer punto de encuentro, el cual lo sitiamos en el recibidor central del hospital, en la planta baja. Era de momento lo mejor que podíamos hacer.
Pero comenzaron a ocurrir los primero inconvenientes.

El ordenador que se encargaría de recoger los datos del multímetro sobre temperatura, presión y humedad, para tener un registro pormenorizado de los mismos, decidió no funcionar. Como hacemos siempre antes, comprobamos los equipos en casa para verificar su funcionamiento, inmediatamente antes de emprender la marcha. Eso dificultó una de las actividades que debíamos realizar: el análisis preliminar de las grabaciones sonoras, y de las imágenes obtenidas. Pero la experiencia no podía para por ello; no es la primera vez que sufrimos este tipo de inconvenientes, en algunas ocasiones, demasiado usual.

NOTICIAS RECOMENDADAS

¡No lo hagas! La Organización Mundial de la Salud recomienda evitar el saludo con el codo

Alimentos que limpian el organismo

Atención: el otoño será muy duro en Europa debido a la pandemia

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ELITE-LEGAL1.jpg

Conforme pasaban los minutos sucedían hechos extraordinarios, relatados por nuestros clientes y amigos. Las fotografías que mostraban imágenes poco usuales comenzaron a llegar hasta nosotros y, además, había otras personas que manifestaban unos sonidos muy extraños, que parecían no corresponder a nada normal, aunque eran pasos o llantos tenues. Advertimos antes a nuestros acompañantes que, para que no supusiera un problema de tiempo, sólo nos mostraran las imágenes que realmente evaluaran en ellas la captación de algo extraño, y que hicieran lo mismo con la grabación de audio. Y como tenemos magníficos clientes y acompañantes, así lo hicieron. Nos facilitó mucho la tarea.

Como parecía que las actividades extrañas eran relatadas por varios grupos de personas, sin conexión entre sí, y en la primera planta del edificio, hasta allí trasladamos nuestro punto de encuentro para llevar a cabo la experiencia psicofónica. Dimos las indicaciones necesarias, y nos dispusimos a grabar con las mesas de grabación y procesamiento que llevábamos, así como los medios que tenían nuestros acompañantes.

En la primera sesión de unos 3 minutos, y en nuestras grabadoras, captamos una serie de inclusiones leves pero de procedencia desconocida. Parecía que en el resto no se había obtenido nada, pero suele suceder. Ya decimos en todas las ocasiones que, quizá en el momento de oír “in situ” la grabación puede no captarse nada que, al día siguiente y en la quietud del hogar, parece que esas inclusiones imposibles “aparecen” de la nada. Y así ha sido. Nuestro correo electrónico se ha visto colmado de audios enviados para que los analicemos. Pero sigamos con el relato de la jornada.

Nos dispusimos a realizar una segunda grabación. Casi en la mitad de la misma, pudimos oír una parafonía como respuesta a una de mis preguntas. A partir de ahí comenzaron una serie de fenómenos extraños. Hubo testigos que pudieron reconocer a una “niña” corriendo por el piso de abajo, vista a través de algunos agujeros que hay practicados en el suelo de las plantas del hospital. Otros manifestaron oír de nuevo unos llantos mientras que todos estábamos en silencio para poder facilitar así la grabación de sonidos en nuestros soportes de audio.

En cuanto a las imágenes, parece ser que esa noche no quería mostrarse. Lo más extraño es que, algunos clientes, manifestaron oír la voz de un hombre en las grabaciones que tenían. ¿Era el “señor” que manifestó ver el testigo que nombramos al principio? ¿Por qué estaba con “Clara”?

Nos dirigimos al teatro

Una vez que concluimos el tiempo preceptivo de investigación en el hospital, encaminamos nuestros pasos hacia el siguiente punto de la noche: el complejo de edificios correspondientes al colegio y teatro. Mientras caminábamos, evaluábamos la experiencia vivida en el lugar que estábamos abandonado en ese instante, buscando la relación con otros hechos vividos en jornadas anteriores y en investigaciones que habíamos realizado años atrás. No sabíamos lo que nos encontraríamos, pero esperábamos que completara aún más lo que hasta ahora sabíamos tanto del lugar, como de sus moradores “invisibles”.

Llegamos hasta el teatro, e hicimos lo mismo que en el edificio anterior: dimos indicaciones para que se repartieran entre las plantas del colegio para tomar fotografías de los rincones elegidos al azar, mientras que los investigadores, David Flores y Jesús García o yo volvíamos a establecer de nuevo el punto de encuentro. Preparamos todos los elementos que necesitábamos para empezar a tomar grabaciones de audio, y recibir así las imágenes extrañas que pudieran captar nuestros acompañantes. No fueron muchas, pero la experiencia posterior sí arrojó más datos.

Una vez reunidos a todos en el teatro, nos dispusimos a empezar la primera y única sesión de psicofonías, porque la segunda sería una sesión usando la Spirit Box. Y una vez que terminamos de grabar, algunos dispositivos de nuestros acompañantes empezaron a captar cosas extrañas. En uno de ellos, grabación que todavía hemos de evaluar y procesar, se pudo captar algo sumamente extraño: unos sonidos que podíamos calificar “de ultratumba”, casi susurrantes, en una especie de balbuceo o idioma desconocido por nosotros en aquel momento… algo que parecía no corresponder al lugar en cuestión.

Luego empezamos la sesión con esa “caja de espíritus”, una forma más de contactar con algo o alguien no presente de forma física. Las respuestas, aunque mínimas, empezaban a surgir del aparato, y dando datos que nos desconcertaban en torno a una cuestión: la posible edad de la niña Clara. En un principio, en nuestra grabadora de precisión, se captó un “siete” como edad. Pero en la sesión de Spirit parece que indicó cinco.

Pero todo ello se empezó a romper cuando aparecieron de nuevo voces de hombre, esta vez, con tono autoritario, casi amenazante. Daba la sensación que aquel visitante imposible no quería que la niña contactara con nosotros, como si le obligara a no manifestarse. Esa angustia pudo ser sentida por algunas de las acompañantes a la experiencia, y podría corresponder con esa supuesta situación de tensión que hemos relatado.

Nos fuimos del lugar cargados de datos que procesar, y con la promesa de volver para intentar que Clara pueda manifestar el motivo de su hiperactividad en los últimos meses.

TE ASESORAMOS

ESCÚCHANOS

https://www.eliteradiosevilla.es

Related posts

Las insospechadas habilidades matemáticas de los Neandertales

Jose Manuel Garcia Bautista

Prisciliano, misterio en Compostela

Jose Manuel Garcia Bautista

Rojas Marcos reprocha a Escuredo que “nunca se ha atrevido a un debate; se le da mejor el insulto que el debate”

Agencia

Leave a Comment

shares