Guardia civil acusado de falsificar un registro para robar tabaco de contrabando

Guardia civil acusado de falsificar un registro para robar tabaco de contrabando

14 de mayo de 2019.- La Fiscalía Provincial de Sevilla ha solicitado una pena de seis años y medio de cárcel a un agente de la guardia civil por falsificar una orden de registro con el objetivo de hacerse con el tabaco de contrabando que podía encontrar en un bar de la capital hispalense.

En el escrito de acusación, al que ha tenido acceso Europa Press, el Ministerio Público reclama para el agente del Instituto Armado D.R.V., de 59 años de edad, una pena de cuatro años y seis meses de prisión, una multa de doce euros diarios durante un periodo de cuatro meses, con 210 días de responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago, así como la inhabilitación especial para el ejercicio de empleo público durante cuatro años por un delito de falsedad en documento oficial cometido por funcionario público. Igualmente, ha pedido una pena de dos años de cárcel por un delito de usurpación de funciones públicas.

De otro lado, la Fiscalía pide también penas de cárcel para otros dos colaboradores del guardia civil imputado. De esta manera, reclama para J.S.A. una pena de dos años de prisión por un delito de uso de documento falso por un particular así como otra pena de dos años de cárcel por un delito de usurpación de funciones públicas. De igual modo, el Ministerio Público acusa a M.E.A. de un delito de usurpación de funciones públicas por el que solicita una pena de dos años de prisión para él.

En la exposición de los hechos, la Fiscalía indica que D.R.V., un guardia civil en servicio activo con destino a una Unidad Orgánica de Policía Judicial de un pueblo del Aljarafe sevillano, “habiendo tenido conocimiento” de que en un bar de la capital hispalense “podrían encontrar tabaco de contrabando y con el fin de hacerlo suyo” contacta con J.S.A., de 31 años de edad, para proceder “a elaborar un documento que aparentaba ser un mandamiento judicial de autorización de entrada y registro de dicho bar”.

El Ministerio Público, tal y como continúa relatando en su escrito de acusación, apunta que dicho documento “fue obtenido mediante reproducción fotomecánica realizada con tecnología láser, en el que procedieron a estampar un sello del juzgado de lo Penal número 12 de Sevilla”, que había sido escaneado de uno original obtenido por el acusado de una citación judicial “que le llegó en calidad de testigo y “que habían logrado trasplantar al documento elaborado” para lo cual utilizaron “un sello de la Guardia Civil”, todo ello con “la intención” de dotarlo de mayor apariencia de ser un documento oficial.

Asimismo, la Fiscalía añade que en mayo de 2016, D.R.V., “valiéndose igualmente de su condición de Guardia Civil”, adquirió en un establecimiento de venta de uniformes dos chalecos reflectantes y dos carteras porta placas, “todos ellos con el anagrama de la Guardia Civil”.

Por último, el Ministerio Público indica que tanto el mandamiento confeccionado por esos dos encausados como las placas y chalecos adquiridos, fueron entregados al también acusado M.E.A., de 26 años de edad, quien “en fecha no concretada de principios del mes de mayo de 2016 junto con otro individuo no identificado” se dirigió al referido bar “donde tras identificarse como agentes de la Guardia Civil exhibiendo la cartera con la placa insignia”, se propusieron a realizar un registro del local “con la intención de apoderarse del tabaco de contrabando que pudieran encontrar, no llegando a culminar su propósito ante la presencia de numerosos clientes en el local que los determinó a abandonar el lugar”.

La Sección Septima de la Audiencia Provincial de Sevilla será la encargada de enjuiciar a D.R.V., J.S.A. y M.E.A. de los hechos que se le acusan en una vista oral prevista para este miércoles.

error

Manuel Ponce

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *