MISTERIO

Gnomos

Sharing is caring!

SEVILLA 14.3.2020 / Jose Manuel García Bautista

Aunque parezca un simple cuento o parte de las leyendas más enraizadas de cada país, la creencia en gnomos (o nomos) siempre ha estado presente en diferentes sociedades y culturas de todo nuestro planeta.

Los gnomos son pequeños seres, diminutas criaturas que habitarían en las entrañas de la Tierra. Su traducción parece errónea y derivaría del latín “gnomus” (conocer) a “genomós” (terrestre). Fue utilizado por primera vez por el alquimista Paracelso en la obra “Liber de nymphis, sylphis, pygmaeis et salamdris, et de caeteribues spiritibus” (1566).

Según las tradiciones germanas y escandinavas serían una suerte de pequeños seres que trabajarían en el subsuelo de la Tierra, con clara vocación naturalista; esquivos a las miradas del ser humano, de gran astucia y poseedores del Saber secreto de la Naturaleza. Dominarían los elementos y serían los guardianes del Saber y de los metales preciosos que, aún, esconde nuestro planeta.

Los gnomos también se presentan como duendes, o genios, de la madre Tierra. Su “moderna” Historia comienza cuando el sueco Frederik Ugarph en el año 1200 encuentra una escultura de madera en un mercado, la compra y bajo su pié inscribe “NISSE, RIKTIG STORRELSE” , que traducido sería: “Gnomo, estatura real” y que representaba a uno de estos extraños personajes.

Todo ello derivado de una mala traducción que se popularizó como cierta comenzando a crecer la creencia en seres diminutos que habitaban el interior de la Tierra y que eran hacedores de fortuna. Se instauró pronto en el sistema de creencias de la población de aquellos siglos, alimentado por aquellos obreros que en la zona de la actual Rumania y Bulgaria trabajaban en las minas de oro, o plata, y eran descritos como gente de baja estatura y muy sabias en el trabajo que desarrollaban.

Paracelso describe en la referida, anteriormente, obra la existencia de cuatro seres espirituales: los silfos del aire, las salamandras del fuego, las ninfas del agua y los pigmeos de la tierra, pigmeos que eran descritos como seres diminutos y de gran saber. Los pigmeos eran descritos y traducidos como «gnomi» o «gnomus».

Hay diferentes clases de gnomos, estarían divididos en:

Gnomos del bosque: que viven en los bosques bajo las raíces de los árboles de más edad. Son descritos con una peculiar indumentaria: túnica azul que le llega hasta los rodillas, un pantalón del mismo color con tirantes y un gorro rojo grande y puntiagudo que nunca se quitan, siendo este un distintivo irremplazable en su indumentaria.

Las gnomas usan una túnica de colores verde y blanco que le llega hasta la cintura, una falda de color verde y un gorro verde grande y puntiagudo. En edad casadera usan el cabello suelto pero si están casadas usan un pañuelo que le cubre el pelo.

Gnomos siberianos: son los más altos, tienen malhumor y, debido al clima donde habitan, usan ropas abrigadas.

Gnomos de la selva: son los de menos tamaño, de piel aceitunada . Se les describe usando el un arco y flechas para tomar el alimento de los árboles en armonía con la Naturaleza.

En el acervo popular también encontramos a los gnomos dentro de los cuentos, así más cercano en el tiempo tenemos a “David, el gnomo”, el cuento “Riquete, el del copete” o los enanitos simpáticos y sentimentales de “Blancanieves y los siete enanitos”.

Por último también entre el componente sobrenatural al describir al gnomo del caldero repleto de monedas de oro o riquezas.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE: El misterio de los aerolitos

Related posts

El misterioso sonido del HUM vuelve a escucharse en Sevilla esta madrugada

Jose Manuel Garcia Bautista

William Martin, el cadáver que ganó una guerra

Jose Manuel Garcia Bautista

Las investigaciones paranormales del matrimonio Warren

Jose Manuel Garcia Bautista

Leave a Comment

shares