Fantasmas en la guerra

Fantasmas en la guerra

Sharing is caring!

SEVILLA 9.8.2020 / Jose Manuel García Bautista

En el año 1916, en plena Gran Guerra, el fantasma del teniente Desmond L. Arthur era tan habitual en la base área de Montrose, en Escocia, que su historia mereció los honores de ser la única de espectros oficialmente reconocida por el gobierno británico. El 27 de mayo de 1913, el teniente Arthur se hallaba realizando unos ejercicios sobre la base cuando un fallo en su avión le precipito a el y a su aparato a tierra ante cientos de testigos.

Tres años mas tarde, y coincidiendo con la conclusión del informe oficial del accidente en el que se achacaba a una negligencia del propio piloto el fatal accidente, un alto oficial de la base. el mayor Ciryl Foggin, le vio caminado delante de el, vestido con su uniforme, el casco de cuero y las gafas de piloto, dirigiéndose hacia los barracones.

A partir de entonces, el fantasma se convirtió en un asiduo acompañante de los reclutas. Se le veía en los dormitorios, a la tenue luz que esparcían las estufas por la noche, en los comedores, atravesando las puertas de los barracones…

La explicación que se dio entonces a la frecuencia de las apariciones del fantasma del teniente Arthur en Montrose, era que el joven piloto quería reivindicar su memoria ante la injusticia que contenía el informe oficial de su accidente. Un año después, afortunadamente, se rectifico el informe al descubrirse que una reparación defectuosa había provocado la rotura de una de las alas en pleno vuelo.

Y cesaron las apariciones. Cincuenta años después de su muerte, el 27 de mayo de 1963, Sir Peter Massfield, una de las figuras mas ilustres de la aviación británica, asistió a la repetición, sobre el cielo de Montrose, del accidente del teniente Arthur.

En pleno vuelo vio como se acercaba un viejo bimotor de principios de siglo. “Normal-pensó-debe de ser un aficionado a los modelos antiguos, como en otras exhibiciones aéreas”. Pero su asombro fue mayúsculo cuando al aproximarse mas comprobó que a los mandos iba un pálido joven vestido como en los inicios de la aviación.

Después ante sus ojos, aparato y aviador se precipitaron a tierra. Sir Peter aterrizo en un campo de golf cercano y corrió a avisar del accidente. Cuando el y los golfistas acudieron hasta el lugar donde había caído el bimotor. no encontraron nada. ¡No había rastro alguno de un accidente!

TE ASESORAMOS      https://www.isbylex.com/

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es isbylex-fin-noticia-5.jpg

SUSCRIBETE A NUESTRO CANAL DE YOU TUBE http://www.eliteradiosevilla.es/

PUEDE INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares