Historia MISTERIO

Experiencia paranormal en un viejo edificio abandonado

Sharing is caring!

SEVILLA 13.6.2020 / Jose Manuel García Bautista 23:00 h.

La ouija, ese mal llamado ‘juego’ suele dar sorpresas, para aquellos que la practican con asiduidad y para los noveles que se acercan a un fenómeno tan apasionante como el del contacto espiritista.

Así un grupo sevillano, el Grupo OUIJA, decidió llevar una experiencia de contacto en unos lugar de la ciudad –donde se manifiestan extraños fenómenos- que ya lleva cerrado más de una década.

El lugar pasa por ser, hoy día, uno de los más encantados de la ciudad -identidades de los miembros del grupo o lugar no está permitido divulgar-, y debido a ello estos expertos en el juego del tablero dispusieron todo lo necesario para realizar la sesión prevista. Lo llevaron a cabo en una fecha muy señalada en la ciudad, y a nivel nacional, a finales del mes de Noviembre, cuando caía la noche, casi al filo de la hora bruja.

Entraron allí de forma clandestina, ubicaron una serie de velas en una de las plantas superiores y formando un círculo alrededor del lugar que ocuparían. Pensaron en pintar en el suelo una estrella de cinco puntas invertida, el pentagrama, idea que desecharon para “no tentar a la suerte”.

El ambiente era tenso, de nerviosismo. Los cuatros jóvenes (dos chicos y dos chicas) ubicaron el tablero en el centro, sacaron un pequeño vaso de cristal y pusieron sus dedos sobre él. Se concentraron en unos breves instantes y comenzaron las sesión con un tradicional: “¿Hay alguien aquí?”.

El vaso permanecía inmóvil, de nuevo se repitió la fórmula: “¿Hay alguien aquí?” y el vaso de desplazó hasta el “Si” del tablero. En ese momento comenzó un diálogo deletreado con una entidad que dijo ser una persona fallecida en el inmueble y que, muy a su pesar, vagaba allí.

Entonces el tablero comenzó a lanzar mensajes violentos, era “como si otra entidad estuviera allí y hubiera eclipsado al anterior ente”, las velas se apagaron, curiosamente ninguna de las ventanas estaba abierta ni había corriente, y un olor desagradable lo invadió todo.

La chica, que parecía llevar la voz cantante, pidió a sus compañeros que estrecharan sus manos soltando el vaso y pidieran en voz alta: “¡Abandona este lugar!“, y aquel fenómeno cada vez se agudizaba más.

El estado de trance

Uno de ellos comenzó a sentir miedo, comenzaron a ver sombras oscuras que se proyectaban sobre las desnudas paredes del edificio, y salió corriendo. Tropezó o lo empujaron y cayó en una especie de trance:

“Comenzó a hablar con una voz rara, a decir cosas incomprensible, los ojos nos miraban con violencia y decía ya de forma clara que nos iba a matar a todos. Entonces se levantó y me cogió del cuello mientras comenzó a apretar. Menos mal que mis amigos estaban cerca y lo apartaron mientras lo agarraban. Me asustó mucho”, recordaba aún impresionada la chica.

“A un amigo se le ocurrió darle dos tortas y se desmayó”, cuando el chico volvió en si no recordaba nada mientras aquel fenómeno cesó por completo. Los chicos recogieron todo, velas, vaso, tablero, y salieron corriendo de allí. Tras el susto pensaron que debían ir al hospital, para ver si tenía alguna secuela física del incidente y al llegar a la puerta trasera esta no se abría, les era imposible de salir del edificio maldito. Entonces comenzaron a sentir como unos pasos se acercaban, como resonaban y se detenían justo ante ellos.

Una bocanada de aire frío les invadió, comenzando a escuchar una parafonía que les decía: “¡Salid, salid!”. Pero no podían abrir la puerta, con ansiedad empujaban aquella puerta que no se abría y la chica comenzó a sentir como algo la agarraba: “era una opresión fuerte en el brazo, me quemaba”. Cuando pudieron salir, aterrados, se preguntaron si estaban bien todos, parecía que sí, ella se miró el brazo y vio como tenía unas marcas como si alguien la hubiera agarrado con fuerza, un alguien del otro lado.

“No he pasado más miedo jamás, he hecho más de 200 sesiones de ouija y nunca había pasado nada similar. Aquel lugar está encantado, el edificio está maldito”, decía otro de los jóvenes participantes en la sesión y es que fueron a entrar en un lugar con justificada fama de estar habitado por fantasmas y fuerzas desconocidas.

Y es que normalmente, en nuestro quehacer diario, no solemos reparar en aquello que nos rodea, no solemos pensar en que en los muchos edificios que forman esta ciudad llamada Sevilla hay algunos tocados por el misterio capaces de trasformar una apacible existencia en una pesadilla o hacer imposible la vida en él.

Pero no sólo tocados por el misterio están los edificios antiguos…

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:

TE ASESORAMOS:

https://www.isbylex.com

ESCÚCHANOS:

https://www.eliteradiosevilla.es

Related posts

¿Sabes que son los ‘raps’ en una investigación paranormal?

Jose Manuel Garcia Bautista

El viaje inacabado al Imperio Romano

Jose Manuel Garcia Bautista

Miedo en la “casa de la torre”

Jose Manuel Garcia Bautista

Leave a Comment

shares