Espíritus increíbles, entre la leyenda y la realidad

Espíritus increíbles, entre la leyenda y la realidad

SEVILLA 11.1.2020 / Jose Manuel García Bautista

En el mundo de lo imaginario, lo legendario, la fantasía o lo irreal son muchos los seres que nos han narrado que habitan, de diferentes órdenes e importancia. Pueden ser benefactores, burlones, esquivos, amistosos…

Casi todo tiene cabida allá donde habitan estos seres o, también llamados, “espíritus elementales”, espíritus que habitarían bosques y hasta en nuestros propios hogares formando una realidad paralela que no vemos pero que sus partidarios afirman que existe, que habitan realmente estos lugares.

En muchos casos se puede ver como algo casi infantil, en otros como producto de un cuento infantil lejos de hacerse realidad o como una metáfora de vida, una bella metáfora.

Es sabido que el ser humano es muy limitado, las barreras las encuentra allá donde no llegan sus sentidos, sin embargo se avanza de forma tremenda en materia de Física y se nos pone en conocimiento de la teórica existencia de otros mundos, otras dimensiones, otros planos diferentes al nuestro que no vemos pero que parecen estar en perfecta armonía con el nuestro.

Esta teoría podría explicar la existencia de seres que no vemos y que podrían manifestarse en nuestro mundo en forma diferente a nuestro concepto de cuerpo, es decir, encuadrarían con lo que hoy llamamos “fantasmas” o cierto tipo de espectros.

Igualmente daría origen, o explicación, a las visiones que muchas personas han dicho tener en todo el mundo de seres imposibles. Claro que muchos de ellos parecen que hunden sus raíces en las tradiciones culturales más ancestrales.

Aceptar la existencia de los mismos supone aceptar gran parte del imaginario popular pero… ¿Qué grado de verosimilitud tienen estos seres? ¿Son reales o imaginarios? ¿Han podido existir alguna vez?

Dentro de las corrientes esotéricas y del espiritismo existen descripciones se seres que han quedado atrapadas en nuestro mundo pero también hay descripciones de seres elementales de la Naturaleza como bien pudieran ser elfos, gnomos, hadas, ninfas y muchos otros que vamos a detallar.

Las Ninfas son seres que habitan en el mar, su medio es el agua de los ríos, los lagos y lagunas, mares, fuentes. Siempre están en torno a este medio y suelen ser representadas como mujeres desnudas y de gran belleza, destacando su largo cabello, siempre muy llamativas.

Tienen una función diferentes, no todas realizan la misma labor, así las que habitan en los océanos son las llamadas como océanicas. También encontramos las llamadas Nereidas que pueblan los datos interiores y las Náyades que encontrarían su hábitat en las aguas dulces del mundo, igualmente pueden ser encontradas en las aguas de las montañas, los bosques o las cuevas.

Otro de esos seres legendarios serían los Elfos, más conocidos por ayudar a Santa Claus, en época navideña. Los Elfos habitan los bosques y las zonas más gélidas del planeta.

También los Devas son espíritus de la Naturaleza y los Trasgos son una suerte de espíritu burlón, juguetón. Los Trasgos habrían servido de elemento inspirador para escritores de cuentos –con un alto contenido psicológico y, a veces, con connotaciones sexuales- como los hermanos Grimm, Andersen o Perrault.

Una de las más conocidas criaturas de ese imaginario popular son las Hadas, siempre representadas como diminutas mujeres hermosas y aladas, de afable carácter. Son visibles sólo en determinados lugares o cuando se quieren mostrar.

Las hadas suelen interesare por el ser humano, ayudarlos, aunque en otras culturas son seres que viven con el objetivo de secuestrar a los niños. Lo normal es contemplarlas como guardianas de la Naturaleza.

Quizás las más conocidas con la denominadas como “Hadas de Cottingley” cuando en el año 1917 las niñas Elsie Wright y Frances Griffiths lograron realizar unas sorprendentes fotografías, hoy increíbles, que conmocionaron a la sociedad de su época.

Este suceso motivó que el creador de Sherlock Holmes, sir Arthur Conan Doyle, garantizara la autenticidad de las fotografías en 1922. En 1981 se descubrió una verdad que todos sospechaban: eran un fraude.

La Befana es otro de esos seres imaginarios, es una suerte de bruja buena que se aparece en la Nochevieja y da dulces y golosinas a los niños buenos de Italia.

Los Gnomos habitan en las profundidades de la tierra o en el interior de los bosques, son amistosos y amigos del hombre. Tienen diferentes nombres como Duergas aunque fueron los textos de cabalistas judíos los primeros en hablar de gnomos teniendo una gran importancia en la Edad Media.

De la mano de Publio Octavio podemos leer: “Hoy he visto una persona diminuta con mis propios ojos. Llevaba un gorro rojo y una camisa azul. Tenía barba blanca y pantalones verdes. Me dijo que él había vivido en esta tierra durante 20 años. Hablaba nuestra lengua, pero mezclada con palabras extrañas…”

Los Genios son seres poderosos que actúan de intermediarios del ser humano y los dioses, es un puente dentro lo divino y lo terreno. Su existencia es relatada desde la más remota antigüedad.

El estereotipo que se tiene es el típico que sale de la lámpara maravillosa concediendo tres deseos pero su existencia era menos mundana y se encargan de procurar el bien.

Finalmente nos encontramos a los duendes o demonios que viven en lugares apartados como los Djinns en el desierto,los Kobods en Alemania, encargados estos de las cosas malas.

Los Lares en la antigua Roma para proteger a las familias y sus casas; los Brownies en Escocia.

Los Domowai rusos y los Goblins en Inglaterra, que son de relacionarse con las personas, de buen comer y ayudan a expulsar a los malos espíritus de las casa.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE: El misterio del ‘Pie Grande’ o Bigfoot

error0

Jose Manuel Garcia Bautista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *