MISTERIO

El misterio histórico de Kukulkán

Sharing is caring!

SEVILLA 9.1.2021 / Jose Manuel García Bautista

NOTICIA PATROCINADA POR:

Me encontraba en el Yucatán para descifrar el misterio de los cenotes, unas grutas submarinas que tienen a mucha distancia subacuática ídolos y altares mayas. Aquella investigación, aquel viaje, se postergó durante algún tiempo pero era el momento de retomarlo, sin embargo, algo hizo que me desviara a visitar una pirámide muy singular.

Mi buen amigo José David Flores me lo había recomendado: “Vi vas a México alguna vez, visita Yucatán, ve a ver Chitchén Itza, quedará sobrecogido”. Y así lo hice.

Sorprende cuando llegas a un lugar determinado casi en medio de la selva, entre las “españolas” Mérida y Valladolid, como emerge imponente aquellas ruinas. Es un conjunto que deja asombrado al visitante, aquel lugar rebozó vida entre el siglo IV y X de nuestra Era y el conjunto está presidido por la colosal pirámide erigida en honor del dios Kukulkán. Es irremediable no abstraerse a subir sus 91 peldaños y desde allá arriba poder echar un vistazo a todo lo que nos rodea y comprender la grandeza de aquella civilización, de aquellos constructores y su sabiduría, y el asombro de estar en medio de la selva…

Pero, ante aquella solemne construcción, ante sus edificios, ante tanto trabajo me llamaba la atención algo: el fenómeno luminoso que ocurrían y que denostaba la pirámide con exactitud milimétrica. A eso se refería mi buen amigo y acertó que lo que podría sorprenderme…

La Pirámide de Kukulkán tiene 365 escalones y consta de 52 paneles, 18 secciones y se eleva sobre 9 peldaños… ¿No le dice nada? Efectivamente…365 escalones son los 365 días del año, 52 es el número del ciclo cósmico Maya que se casi corresponde con nuestro actual ciclo anual expresado en semanas, 18 son sus secciones como 18 eran los meses del año maya…y 9 son esos último peldaños como lo eran sus regiones del inframundo…¡Asombroso! La Pirámide de Kukulkán era, y es, una representación del mítico calendario maya.

NOTICIAS RECOMENDADAS

¡No lo hagas! La Organización Mundial de la Salud recomienda evitar el saludo con el codo

Alimentos que limpian el organismo

Atención: el otoño será muy duro en Europa debido a la pandemia

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ELITE-LEGAL1.jpg

Pero aún hay más… Están orientadas de forma magistral con una desviación de 21 grados y 12 minutos con respecto al norte… Y esto no es un error de los sabios constructores maya, todo lo contrario… Esa desviación y su perfecta orientación hacen que con la llegada de los equinoccios (Marzo y Septiembre) se produzca un efecto óptico asombroso…

Allí se reunían todos los habitantes de Kukulkán y con el equinoccio de primavera se comenzaba a proyectar una sombra sobre la escalinata de la pirámide… Aquella sombra comenzaba ascender, como serpeteando por el efecto de la construcción, hacía la cima… Es como si una serpiente subiera representando a su dios en un momento tan extremo para los Mayas. En el equinoccio de invierno el fenómeno se repetía a la inversa y aquello que fascinaba contemplándolo a los mayas no sigue subyugando a nosotros en nuestro Tiempo…¡cuanta perfección!

Diego de Landa recogió varios testimonios en los cuales recogía como los mayas afirmaban que Kukulkán fue una persona que existió realmente, llegada de poniente coincidiendo en época con los itzaés, pobladores de Chichén Itzá, al marchar paró en Chempotón donde se erigió un templo en su honor, junto al mar, luego siguió su camino hacia el altiplano de México. Por ello Kukulcán es el nombre en maya de Quetzalcóatl, personaje muy importante como se narra en el libro sagrado Popol Vuh como “Gukumatz” .

Quetzalcóatl era el dios Sol y Kulkukán el dios Trueno, este último muy solícito en el denominado “Códice de Dresde”. Kukulcán, como Quetzalcóatl, es un conquistador llegado por el mar desde el oeste a Yucatán, hacia finales del siglo XV, caudillo y fundador de su civilización.

Del saber Maya queda poco, su calendario de 5125 años acababa en Diciembre del 2012 y toda una tradición agorera se abate sobre la Tierra y nuestra Humanidad… Las Profecías Mayas dicen… Tal vez, como hablaba con Lorenzo Fernández Bueno y Juan José Revenga, sólo sea el fin definitivo de una gran cultura: la Maya.

Un último apunte que da más valor al efecto óptico descrito: Kukulkán significa “serpiente emplumada” o “serpiente voladora”… El fenómeno luminoso sube o baja del cielo reptando como una serpiente… como su dios Kukulkán…

TE ASESORAMOS

ESCÚCHANOS

https://www.eliteradiosevilla.es

Related posts

Cuidado con la ouija

Jose Manuel Garcia Bautista

La historia que nunca ocurrió

REDACCION

El intrigante hallazgo de Google Maps

REDACCION

Leave a Comment

shares