MISTERIO

El misterio del polígono militar de Bardenas Reales

Sharing is caring!

SEVILLA 8.2.2020 / Jose Manuel García Bautista

Vicente Martínez hacía guardia en una de las torres de vigilancia del polígono de tiro de Bardenas Reales, una instalación militar en Navarra.

Hacía frío, era Enero de 1975 y como podía se mantenía alerta. Tenía la radio conectada cuando comenzó a surgir de ella un extraño ruido…

Horas antes cuatro solados de la Academia de Ingenieros del Ejército de Burgos había vividos uno de los peores momentos que jamás podrían olvidar. Pudieron ver lo que denominaron como “cuatro troncos de cono luminoso” a la altura de Quintana Ortuño. A su presencia y paso iban dejando quemado una basta extensión de terrero.

La Capitanía de la VIª Región Militar ordenó una investigación sobre aquella huella de más de 300 metros de longitud.

Pero en aquella solitaria torre, ajeno a todo, se encontraba el soldado Vicente Martínez, absorto en las interferencias de su radio cuando de pronto algo llamó su atención.

Una luz a su izquierda se encontraba dentro del perímetro de seguridad de la base y avanzaba hacia él. Pudo ver que aquel objeto tenía forma de media luna y cuando llegó frente a la torre donde se encontraba el militar emitió un haz de luz desde su base.

En ese momento salieron cinco soldados al exterior que quedaron asombrados con la presencia del misterioso objeto. Entonces el OVNI realizó una maniobra de 90º, esquivo la torre y se perdió en el cielo.

Sobre la una de la madrugada de aquel 5 de Enero de 1975 un nuevo objeto apareció en la fría noche navarra.

Era un OVNI con forma de campana según los testimonios de los testigos. El objeto tenía la forma de una taza invertida y emitía una luz de color roja muy intensa así como otras de color anaranjado y blanca en los laterales, de similar tamaño a la rojiza. El objeto tendría el tamaño de un camión.

Los oficiales salieron alarmados hacia la zona de blancos mientras aquel objeto comenzaba a descender. Marino Sora era uno de los sorprendidos soldados que observaban a aquel objeto y que manifestó que tras aquellas luces había una forma o estructura de unos diez metros de diámetro, que emitía mucho calor y que por temor huyó de aquel lugar.

Blas Pedro Gilabert estaba en el centro de comunicaciones y salió cuando sus compañeros le alertaron de lo que estaba sucediendo. “Sólo pude ver media luna rojiza” decía en referencia al extraño objeto, un OVNI que ascendía sobrevolando aquel lugar.

A su paso dejó una huella de terreno quemado de diez metros de diámetro. La vegetación estaba calcinada…

El periódico “Diario de navarra” o “Aragón Express” se hicieron eco de la increíble noticia y la IIª Región militar Aérea emitió un comunicado en el que se decía que todo lo vivido en el polígono de tiro de Bardenas Reales se debía a un efecto provocado por el halo de la Luna, algo que nadie creyó.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE: Misterios de Andalucía

Related posts

El misterio de los rollos del Qumrán

Jose Manuel Garcia Bautista

El fantasma del viejo teatro ‘Álvarez Quintero’

Jose Manuel Garcia Bautista

Los videntes vaticinan el número que podría ser “El Gordo” en el Sorteo de la Lotería de Navidad

REDACCION

Leave a Comment

shares