El gran enigma de los Rods

El gran enigma de los Rods

SEVILLA 11.1.2020 / Jose Manuel García Bautista

Son un extraño fenómeno que aún constituye un misterio pues no se conoce su origen o naturaleza. Son los llamados Rods, para los investigadores podría tratarse de un fenómeno relacionado con el tema OVNI y para otros de algún raro espécimen criptozoológico; la parte más escéptica nos dice que los Rods no dejan de ser distorsiones u errores de observación.

La palabras Rods nos llega derivada de la expresión “vara” u “objeto alargado” del inglés, así pues su significado vendría a ser el de “barra voladora”.

Los Rods son principalmente grabados bajo soporte de video, y en fotografía. Pese a ello, científicamente, no puede ser por ello probado que sean o pertenezcan a fenómenos extraños o vengan de otras supuestas dimensiones.

La medida de un Rod vendría a ser de entre 10 y 15 centímetros a 6 metros de longitud total. Su “cuerpo” poseería una membrana fina a lo largo de su eje que es usada para propulsarse en el aire, de modo similar a como las sepias utilizan sus aletas para desplazarse en el agua; de las cuales se dice que vuelan tan rápido que no pueden ser captadas a simple vista o también largos tubos entre 15 o 16 cm con unas pequeñas alas a los lados.

Su explicación podríamos encontrarla  en “el paso rápido de insectos (especialmente los grandes) batiendo sus alas frente a una cámara crea efectos en forma de vara, debido a la llamada “mancha de movimiento” que se producen en las dos imágenes entrelazadas que crean cada fotograma, simplemente porque el vídeo es incapaz de captar nítidamente algo que se mueve a más de cierta velocidad. Investigadores posteriores probaron que la aparición de varas voladoras en vídeo es una ilusión óptica creada por la lenta velocidad de grabación de cámaras que se utiliza para ahorrar espacio de memoria o cinta”, según –textualmente- dicen los expertos.

La Ciencia piensa al respecto que “la presencia de los llamados rods es debido a las cámaras de videos, las cuales toman aproximadamente 30 cuadros por segundo lo cual produce una distorsión o duplicación del objeto que se aprecia en la cámara de video. Esta teoría llevó a algunos camarógrafos a probarla, con un sencillo experimento de dos cámaras una normal de 38 cuadros por segundo y una de alta velocidad de hasta 2000 cuadros por segundo. Cuando se revisa la filmación aparece un “rod” en solo dos cuadros y cuando se ve en la cámara de alta velocidad, se ve a un insecto volando. Esto explica el fenómeno de los rods”.

Los comienzos de este moderno misterio hay que buscarlos en México, donde José Escamilla, cineasta y explorador, un 19 de marzo de 1994, con motivos de unos avistamientos OVNI en Monterrey, vio una luz y comenzó a grabar. Al revisar la grabación notó como aquella extraña luz surgía y había algo más: era un objeto alargado que apareció en la pantalla a gran velocidad. No era ningún pájaro o insecto, su velocidad era increíble. Comprendió que aquello era algo inédito hasta entonces y le puso el nombre de “RODS”.

El fenómeno era desconocido hasta ese momento y fue el inicio de una serie de grabaciones que han acabado por estabilizar el fenómeno para el cual aún no tiene explicación la Ciencia y que ha sido registrado en todo el mundo, incluso en otros medios como es el marino.

En 1950 Trevor James Constable pudo fotografiar estos rods gracias a la película infrarroja, ante el desconocimiento de lo que estaba viendo los llamó, simplemente, “bichos”. Pero hubo otros como el afamado Ivan T. Sanderson, biólogo, o Tom Jonestroëm quien entre 1989 y 1990, en Suecia, grabó estos rods en el interior de un carro de combate de la armada sueca, todo le dijeron que eran insectos.

En Crafordsville, Indiana (Estados Unidos) se grabaron estos rods, se movía como “una serpiente” y tenía casi 9 metros, algunos flocloristas los han relacionado con fenómenos tan legendarios como los dragones o los cohetes fantasmas de Noruega y Suecia.

No se saben que son, parece que su naturaleza es orgánica y que viven entre nosotros, aparecen en cualquier situación, incluso hasta cuando hay avistamientos OVNIs. La opinión es diferentes dependiendo del entorno en el que se consulte: los más crédulos creen que se debe al fenómeno OVNI, los más escépticos a aves o insectos.

Como patrón fijo en los rods se puede decir que tienen un tamaño de unos 10 centímetros de media, su estructura parece que es cilíndrica y pueden alcanzar los 300 kilómetros por hora; vuelan gracias a una membrana sólida ondulante que vibra y que recuerda a un calamar y su captura por parte de un dispositivo de vídeo no es sencilla.

Una de las mejores fotografías e imágenes de los rods la tomó Mark Lichtle, fotógrafo profesional, que realizaba una serie de fotografías a unos paracaidistas que se lanzaban a una cueva en San Luis de Potosí, México, en una de ellas se puede observar cómo surge un rods. El experto Bruce Maccabee analizó la grabación y confirmó que no se trataba de aves o insectos.

Pese a ello para muchos los Rods no dejan de ser un nuevo misterio más de nuestros tiempos. Las investigaciones se centran en saber que son, su naturaleza, su composición, la rara capacidad de camuflaje al ojo humano que poseen e indagar, un poco más, en este misterio del siglo XXI que son los rods.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE: ECM: Experiencias cercanas a la muerte

error0

Jose Manuel Garcia Bautista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *