MISTERIO

El enigma de Death Valley

Sharing is caring!

SEVILLA 4.10.2020 / Jose Manuel García Bautista

¿Alguna vez ha oído hablar de misteriosas piedras que parecen desplazarse solas como movidas por un dedo invisible? ¿Alguna vez ha sentido que en la soledad absoluta del diserto parecía como si una fuerza sobrenatural le acompañase? ¿Cree que objetos inanimados pueden llegar a moverse solos como tocados por un “algo” divino?

Si es así debe conocer un inquietante e intrigante misterio que se encuentra en diferentes puntos del mundo y que llama la atención a investigadores de lo extraño y científicos, nadie queda al margen del enigma que presenta las rocas del Valle de la Muerte.

Se encuentra enclavado en un agreste paraje, sobre un lago seco llamado “Racetrack Playa”, allí se encuentra el Valle de la Muerte, un lugar en el que las antiguas tribus que habitaban California (Estados Unidos) no querían ni pisar porque decían que allí habitaba el mal, que allí habitaba la muerte, que estaba maldito, maldito por los espíritus de aquellos que lo poblaron alguna vez, y es que en repetidas ocasiones se encontraban rocas de notable peso desplazadas por una zona desértica en la que muy pocos se adentrarían, y si allí no había nadie… ¿Quién las movía? El espíritu de los fallecidos, según la vieja creencia india.

“Racetrack Playa” es realmente un antiguo lago de agua salada el cual, por avatares del destino, se secó, su extensión es considerable, mide 2,2 kilómetros de ancho por 4,5 kilómetros de largo y tan sólo se llena ya con el agua que cae de la lluvia, y tampoco es que se llene, simplemente su superficie contiene algo de agua.

En Detah Valley el nivel de precipitaciones es más bien escaso y entre lo árido del paraje, la sal que contiene y la poca agua lo hacen un lugar inhóspito con muy pocas opciones para la vida.

Lo curioso que encontramos en el Valle de la Muerte (Death Valley) es que en su superficie arenosa y salada podemos encontrar piedras de gran tamaño que han llegado allí solas.

Son unas 160 piedras de notable tamaño y un peso que puede llegar hasta los 320 kilos, tras muchas de ellas se pueden encontrar los rastros de haber sido arrastradas, como tiradas por algo “a gran velocidad”, se habla –según cálculos científicos- de un metro por segundo, tal vez por influencias externas aunque aparentemente no lo parece ni hay ninguna evidencia de ello.

NOTICIAS RECOMENDADAS

¡No lo hagas! La Organización Mundial de la Salud recomienda evitar el saludo con el codo

Alimentos que limpian el organismo

Atención: el otoño será muy duro en Europa debido a la pandemia

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ELITE-LEGAL1.jpg

Fue en los años 90 del siglo pasado, siglo XX, cuando se fotografiaron y cartografiaron las piedras y se documentó su trayecto durante varios meses, debido a ello se pudo constatar y verificar que las piedras se encontraban muy juntas y seguían un recorrido similar las unas de las otras, llegando a la conclusión el equipo de investigadores que la causa que originaba su sorprendente movimiento era el mismo en todos los casos, así sólo faltaba por determinar qué era lo que motivaba tan increíble desplazamiento de las mismas y si era reproducible en circunstancias similares o filmables para su posterior estudio.

Sin embargo se han tratado de dar explicaciones, a cual más variopinta pero nos quedamos sólo con las más orientadas a resolver el misterio de las piedras “andantes” de Death Valley:

-El “Racetrack Playa” no es una llanura plana, está en pendiente y se piensa que con el rocío nocturno se forma una película que provoca el deslizamiento hacia “abajo” de las piedras. Ello no puede explicar la razón por la que las piedras cambian de dirección o hacen ángulos de 90º, eso es imposible.

-Otra hipótesis nos habla del magnetismo y la capacidad que tendrían las piedras de desplazarse debido a él. No se ha podido demostrar. No hay atracción magnética en el lugar ni un punto magnético ni componentes magnéticos en las rocas, además tampoco explica los cambios de orientación en la roca.

-Otra teoría nos dice textualmente que: la pluviosidad (lluvia) en la zona es muy escasa a causa de las fuertes oscilaciones de la temperatura, esas mismas oscilaciones originan la formación del rocío, incluso de hielo, que se adhiere a la superficie de las piedras y entran en contacto con la arena fina del desierto formando una capa resbaladiza, si hay viento y éste sopla muy fuerte origina el desplazamiento y arrastra la piedra por el suelo, cuando éste se seca pasa a estado de reposo y se detiene, la arena acumulada delante de la roca se dispersaría con el soplar de fuerte viento y el misterio estaría servido.

El fenómeno a día de hoy ha sido muy estudiado, es el geólogo Bob Sharp quien, entre 1968 y 1974, realizó diferentes investigaciones que no ha podido corroborar ninguna de las hipótesis expuestas, lo que si se ha demostrado es la formación del rocío y capas de hielo, también las fuertes ráfagas de viento que pueden llegar a soplar, luego se tiene dos de los ingredientes principales como para poder afirmar que la última opción es la más correcta.

También se han producido observaciones de éste fenómeno en otras regiones tal y como la zona del Silencio en México, el desierto de Atacama u otras ubicaciones cercanas a Death Valley.

Un lugar donde se pueden registrar, durante el día, temperaturas de casi 57ºC y observar hasta espejismos provocados por la aridez, la sal y el efecto del calor sobre la ardiente superficie del siempre temido “Valle de la Muerte” de California y sus piedras tan malditas como misteriosas.

TE ASESORAMOS

ESCÚCHANOS

https://www.eliteradiosevilla.es

Related posts

El OVNI de Valensole

Jose Manuel Garcia Bautista

Vivencias fantasmales en la calle San Luis

Jose Manuel Garcia Bautista

El último enigma de los guerreros de terracota

Jose Manuel Garcia Bautista

Leave a Comment

shares