Descubren una ofrenda de hace siglos en la cultura del lago Titicaca

Descubren una ofrenda de hace siglos en la cultura del lago Titicaca

Sharing is caring!

SEVILLA 12.8.2020 / Jose Manuel García Bautista

Siempre ha despertado la curiosidad de los investigadores los misterios que tiene el lago Titicaca. En la antigüedad era un espacio sagrado para el antiguo imperio de los incas, que en su apogeo a principios del siglo XVI.

Su territorio se extendía desde Colombia hasta Chile con cerca de 80 templos y otras estructuras destacando en la Isla del Sol, en la parte sur del lago en Bolivia.

En este punto habría nacido el dios sol y sus ancestros primordiales surgieron de una roca y dejaron ofrendas en las aguas circundantes mientras rezaban fervientemente.

La revista Antiquity informa del sistema de creencias inca, que no sólo estaba vinculado a la política, las plegarias de fertilidad y a una diosa conocida como Mama Cocha. También a ofrendas de sangre que enturbiaban las aguas de los lagos más grandes del mundo.

En la exploración subacuática del lago un equipo internacional de arqueólogos recuperó una caja de ofrendas hecha de andesita, una roca volcánica local. Estaba en un arrecife a unos 5,5 metros de profundidad. La caja, que medía aproximadamente 35 por 25 por 16,5 centímetros, tenía una cavidad cóncava sellada con un tapón de piedra redondo que había permanecido intacto desde que depositaron la caja hace más de cinco siglos.

El contenido de la caja

La caja de ofrendas fue fabricada con piedra volcánica local y sellada con un tapón de piedra redondo. La ofrenda estaba intacta y cubierta de sedimentos, lo que apunta a que no la han movido desde que la tiraron al lago hace 500 años.

En su interior había un cilindro diminuto recubierto de oro y una figurita de una llama hecha de Spondylus, la concha de color coral de una ostra espinosa que era rara y valiosa. Los arqueólogos creen que el cilindro podría ser una réplica en miniatura de una chipana, un tipo de brazalete que llevaban las mujeres nobles incas en el antebrazo derecho. La llama representa al robusto animal de carga de los incas.

Las ofrendas “tenían varios significados complementarios” que oscilan de declaraciones políticas a simples plegarias agrícolas decía el coautor del estudio, Christophe Delaere.

“Sospecho que había una cantidad limitada de lugares donde los incas hacían ofrendas y que estas se fabricaban por motivos que existían antes de su ocupación. Los incas hacían ofrendas en lugares que ya figuraban en las creencias de las personas antes de llegar al lago Titicaca” dijo Johan Reinhard, explorador de National Geographic y arqueólogo especializado en paisajes sagrados prehispánicos.

“Es posible que las ofrendas estuvieran vinculadas a un culto de antepasados de los incas y a las ceremonias de peregrinación que tenían lugar en la Isla del Sol. Al centrar su mito original allí y al convertirla en el emplazamiento de los rituales, los incas hacían una declaración sobre el imperio”.

“Las ofrendas ceremoniales al lago eran actos tanto simbólicos como políticos para legitimar el poder de la ocupación inca de este espacio sagrado mediante un ritual” dice el coautor José M. Capriles, arqueólogo de la Universidad del Estado de Pensilvania.

TE ASESORAMOS

ESCÚCHANOS

https://www.eliteradiosevilla.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares