Condenados por estampar un taburete a un hombre que perdió parte de la visión

Condenados por estampar un taburete a un hombre que perdió parte de la visión

8 octubre 2019.- El Tribunal Supremo reduce a tres años de cárcel las penas individuales de cuatro años y medio de prisión impuestas por la Audiencia Provincial de Almería a dos acusados de estampar un taburete a un hombre en una discoteca de Oria, que hizo que la víctima perdiera parte de la visión.

Dicha reducción de la pena se debe a la aplicación por el Tribunal Supremo de la atenuante por dilaciones indebidas en el procedimiento.

La sentencia recoge que sobre las 23:30 horas del 17 de enero de 2009 la víctima se encontraba junto a su pareja en el interior de dicho establecimiento de ocio de Oria.

Al considerar que la mujer tardaba demasiado en salir del baño, se acercó a mirar detrás de una cortina y observó cómo el acusado J.P.G.M. increpaba a su pareja porque había dejado de hablarle a su hermana.

La víctima se dirigió a J.P.G.M. y le pidió explicaciones, pero el acusado le dijo “hijo de puta, moro de mierda” y le propinó un empujón.

En ese momento entraron desde la calle el acusado J.J.M.G. y su primo menor de edad, que sujetaron al hombre por detrás a la altura de la cintura y un poco más abajo, hasta inmovilizarlo.

J.P.G.M. cogió entonces un taburete y propinó un fuerte golpe en la cara con las patas del asiento a la víctima, lo que provocó que ésta se marease y cayese al suelo.

A consecuencia de esta agresión, el afectado sufrió lesiones que tardaron en curar 120 días y le han quedado como secuelas un trastorno de adaptación con ansiedad, pérdida de agudeza visual, y pérdida de visión completa por el cuadrante nasal superior y por el cuadrante nasal inferior de ojo izquierdo, en su rango máximo”. Por ello en la actualidad debe llevar gafas.

Por estos hechos, los acusados fueron condenados por delitos de lesiones a penas de cuatro años, seis meses y un día de prisión.

Además se les impusieron órdenes de alejamiento de 300 metros respecto al agredido durante diez años, y la obligación de indemnizar a la víctima por las lesiones y secuelas ocasionadas.

En el fallo se contempló la agravante de alevosía que pedía la acusación particular.

Sin embargo, los magistrados del TS consideran que se debe compensar la agravante de alevosía con la circunstancia atenuante de dilaciones indebidas, e imponer a los acusados la pena mínima de tres años de prisión.

En este sentido, subrayan que la duración de la tramitación de la causa ha sido de nueve años, con varias “paralizaciones relevantes, que suman al menos cuatro años” cuando “la tramitación de la causa no ha sido especialmente complicada.

Y entienden que “los acusados no son responsables de la tardanza en solventar un incidente inicial de nulidad de actuaciones” .

Asesorate en:

error

Manuel Ponce

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *