Córdoba Sucesos

Caso ‘Bretón’: crónica de un doble asesinato terrible

Sharing is caring!

SEVILLA 11.2.2020 / Jose Manuel García Bautista

La desaparición de dos niños cordobeses -Ruth y José bretón Ortiz- conmovió a toda España. Con tan sólo 6 y 2 años su padre dijo que habñian “desparecido” mientras estaban en un parque.

Perdidos o secuestrados fue el comienzo de una búsqueda frenética en la que los niños no aparecían y que hicieron que la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) llevara a sospechar del padre, de José Bretón.

Con el paso del tiempo aparecieron los restos calcinados de Ruth y José en una hoguera en la finca de Las Quemadillas (Córdoba) y todo apuntaba a la figura del progenitor que con fría actitud asistía a la ceremonia de la confusión que estaba provocando.

La crónica de aquellos días fue:

Año 2011:

· 8 de octubre: José Bretón denuncia ante la Policía Nacional la desaparición de los dos niños.
· 9 de octubre: Ruth Ortiz, medre de los niños desaparecidos, interpone una denuncia de malos tratos psicológicos, insultos y vejaciones contra Bretón en la Comisaría Provincial de Huelva.
· 10 de octubre: La Policía procede al registro de la finca “Las Quemadillas”, propiedad de los abuelos paternos de los menores buscando el rastro de los niños y desconfiando de la actitud del padre.
· 11 de octubre: Se inicia el rastreo del río Guadalquivir en una zona junto a la finca de “Las Quemadillas” por si pudieran estar allí.
· 18 de octubre: La Policía detiene a José Bretón como sospechoso de la desaparición de sus hijos.
· 21 de octubre: José Bretón ingresa en prisión bajo la imputación de un delito de detención ilegal y otro de simulación de delito.
· 9 de noviembre: Ruth Ortiz se persona en la causa judicial como parte interesada y no como acusación particular.
· 20 de diciembre: La Interpol activa la búsqueda internacional de los dos niños desaparecidos.
· 28 de diciembre: Ruth Ortiz visita a Jose Bretón en la cárcel para y tratar de saber donde están los niños y si hay posibilidad que estén con vida.

En 2012:

· 8 de enero: Ruth Ortiz asiste a una manifestación y acusa a José Bretón de ser “el responsable de la desaparición de sus hijos”.
· 30 de enero: José Bretón se autolesiona en la cárcel.
· 15 de marzo: La Policía Nacional reconstruye hasta en quince ocasiones la llegada de Bretón al parque donde presuntamente desaparecieron los dos niños.
· 7 de mayo: El juez procesa a José Bretón por dos delitos de detención ilegal y simulación de delito.
· 25-29 junio: Nuevo registro de la finca “Las Quemadillas”, del río Guadalquivir y dos fincas anexas sin encontrar nada de los niños; en esta investigación estuvo presente Bretón.
· 2-6 julio: Técnicos y arqueólogos abren fosas en la finca de “Las Quemadillas”, no se encontró ningún rastro e inspeccionan la vivienda principal, la parcela, dos parcelas anexas y una gravera, también con José Bretón como testigo.
· 30 julio: La Policía concluye el registro de “Las Quemadillas” tras levantar el suelo de la vivienda principal sin hallar rastros, con la presencia de José Bretón y Ruth Ortiz.

Realmente lo sucedido fue así: en la mañana del 8 de octubre, José Bretón y sus hijos fueron a casa de Catalina, donde Bretón permaneció con sus hijos y sobrinos hasta las 13:30, mientras su hermana y cuñado hacían la compra en un hipermercado.

Al regreso, el cuñado llevó a José Bretón y a los hijos de este a recoger su coche a la casa de los abuelos. Así el padre se detuvo lo justo para hacer creer a su familia que comería con unos amigos, eso no sucedió como hizo creer pues en su lugar se dirigió con su vehículo a la finca de “Las Quemadillas”.

Durante el trayecto a la misma dio a sus hijos pastillas de los tranquilizantes “Motivan” y “Orfidal”, con los que los pudo matar. En la finca, a las 13:48 horas, José Bretón telefoneó a su esposa, sin que lograra comunicar con ella, y prosiguió con lo planteado en su cabeza.

Hizo una especie de pira funeraria y colocó los cuerpos de sus hijos (no se sabe si vivos o muertos) junto con una mesa metálica con el tablero en posición vertical, este cubría prácticamente en toda su longitud el cuerpo de los menores y la propia pira.

Hecho esto metió fuego que se hizo muy vivo por el uso de leña y gasoil –alrededor de 80 litros– alcanzando temperaturas de hasta 1200 °C, siendo algo similar a un horno crematorio.

El asesino estuvo junto a la hoguera hasta las 17:30 horas, alimentándola de gasoil para mantener la elevada temperatura y hacer desaparecer los restos de los niños.

La Audiencia Provincial de Córdoba condenó, el 22 de julio de 2013, a 40 años de cárcel a José Bretón por un doble asesinato con agravantes como el parentesco, la premeditación y el carácter despiadado demostrado durante la ejecución de los hechos. En marzo de 2015 la condena se rebajó hasta un máximo de 25 años. Es la crónica de un doble asesinato atroz.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE: El triple crimen de Alcàsser

https://www.isbylex.com

Related posts

Atentado terrorista: mueren 22 personas en la Universidad de Kabul

REDACCION

Cortada la A-7 a la altura de Sorvilán por el incendio de un camión

Manuel Ponce

Trasladada a un centro sanitario tras resultar afectada en el incendio de un piso en Mairena del Alcor

REDACCION

Leave a Comment

shares