Bathory o la ‘condesa sangrienta’

Bathory o la ‘condesa sangrienta’

Sharing is caring!

SEVILLA 31.5.2020 / Jose Manuel García Bautista

En mi libro, recién sacado al mercado, “100 misterios por descubrir” (Pluma de Sueños) cuento una historia que no me resisto a narrarla, es de esas que la realidad supera a la ficción…

Se llamaba Elizabeth Bathory y pasará a la Historia como: la condesa sangrienta por las atrocidades que cometió en vida. Otros la llaman “vampira” pero, sin embargo, su obsesión por la sangre dista mucho de la necesidad del vampiro por beber sangre.

Tirón de pelo mortal

Elizabeth Bathory nació en 1560 y su cuna la encontramos entre las familias más ricas y notables de la Transilvania (Rumania), era una persona muy egoísta y vanidosa cuya principal obsesión era la belleza y como mantenerla, al punto que un hecho fortuito le iba a dar las claves de su “juventud”.

En cierta ocasión una sirvienta alisaba el cabello de la condesa, esta le dio un tirón del pelo –no intencionado- y la condesa se giró golpeándola con uno de los peines que estaban usando cubierto de plata, al golpear a la joven una gota de sangre cayó sobre su mano comprobando esta como la piel se estiraba y parecía recobrar su lozanía. En aquel momento Elizabeth Bathory creyó haber encontrado el “elixir” de la eterna juventud y comenzó una escalada de sucesos que atemorizarían a toda la comarca…

Década de horror

Elizabeth mandó llamar a su mayordomo y ordenó que cogiera a aquella sirvienta y la matase, una vez muerta ordenó que la desangraran en una bañera donde ella entró una vez llena con el fluido vital de la joven. La condesa, desde ese momento, se encargaría de reclutar jóvenes para “estar a su servicio” que, súbitamente, desaparecerían…

Una década de horror, de espanto, se instauró en la zona hasta que una de aquellas jóvenes logró escapar y alertar sobre lo que estaba sucediendo en el castillo de la condesa. Fue arrestada pero, por incongruencias de la época, jamás fue condenada. Se la recluyó en la torre del castillo, encerrada en una habitación con varios espejos donde podría ir viendo el deterioro que sufría con el tiempo…

En 1614, cuatro años después de haberla confinado en aquella habitación, fue encontrada muerta, fue el final de la condesa sangrienta que quería ser eternamente joven.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:

TE ASESORAMOS:

https://www.isbylex.com

ESCÚCHANOS:

https://www.eliteradiosevilla.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares